Ramón Mercader, el asesino de Trotsky

Josef Stalin se hizo con el control del Partido Comunista y de la Unión Soviética tras la muerte de Lenin, arrebatándole el liderazgo al que era considerado su heredero natural: León Trotsky. Tras llegar al poder, Stalin utilizó todos los medios a su alcance para desprestigiarlo. Lo envió al exilio acusándolo de contrarrevolucionario y, en su periplo internacional, acabó refugiándose en México, único país que se atrevió a darle asilo. Pero la obsesión de Stalin no acababa ahí, poco a poco mandó asesinar a familiares y colaboradores cercanos, cerrando el cerco alrededor de Trotsky, hasta que decidió cursar la orden de su ejecución.

Federico García Lorca, un Plutón en el corazón del Sol

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, un pueblo de la vega granadina, el 5 de junio de 1898. La hora recogida en su partida de nacimiento son las 12 de la noche, lo que ha dado lugar a una doble interpretación: algunos consideran que el hecho tuvo lugar al final del día y otros al comienzo. Me inclino por esto último, ya que el documento no lo aclara. La carta natal del poeta levantada a las 0 horas del día 5 dibuja muy bien su figura y los hechos de su vida.

Simone Veil y su protagonismo histórico

Simone Veil, cuyo apellido de soltera era Jacob, nació en Niza el 13 de julio de 1927, en el seno de una familia judía más arraigada a la tradición por razones culturales que religiosas, ya que sus padres eran agnósticos. El hecho de pertenecer a esa colectividad marcó su existencia, ya que a los 16 años fue deportada a Auschwitz-Birkenau, circunstancia a la que sobrevivió milagrosamente. Tras su paso por el horror del campo de concentración y perder a casi toda su familia, reivindicaría el resto de su vida la herencia judía de sus ancestros. Fue protagonista de tres hechos decisivos en la historia del siglo XX: el Holocausto, la defensa militante de los derechos de las mujeres y la apuesta decidida por la unión de Europa.

Victoria Kent, la justicia en casa XII

La Segunda República constituye el movimiento político más progresista e igualitario de la historia de España, al menos hasta la llegada de la actual democracia. En su construcción participó un grupo de mujeres que con su formación consiguió llegar por méritos propios a ámbitos anteriormente vetados a ellas; entre las más destacadas se encuentra la figura de Victoria Kent, primera española que ingresa en el Colegio de Abogados de Madrid tras licenciarse en Derecho. Pertenecía a una familia liberal que se preocupó por su educación. Fue también pionera al ejercer de abogada defensora ante un tribunal militar y ganar el caso, lo que contribuyó a aumentar su prestigio y facilitarle el acceso a la Dirección General de Prisiones, siendo ministro de Justicia el socialista Fernando de los Ríos, una labor de la que se sentía especialmente orgullosa y de la que diría años más tarde «fue la tarea más importante de mi vida».

Pablo Neruda, el peso del stellium

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda, nació en Parral, localidad situada en la zona central de Chile, el 12 de julio de 1904. Adoptó el seudónimo de un poeta checo y con él ha pasado a la historia de la literatura como uno de los escritores más destacados del siglo XX. Era hijo de un ferroviario y de una maestra que murió al poco de dar a luz a su único hijo. Desde muy pequeño mostró un gran interés por el entorno natural chileno en el que creció y sobre todo por el mar que, junto con el amor, serían dos de sus grandes temas de inspiración, como él mismo señalaba: «Tal vez el amor y la naturaleza fueron desde muy temprano los yacimientos de mi poesía», aunque su registro poético y sus fuentes de inspiración son muchas y muy variadas.