Konrad Adenauer, reconstruir Alemania para construir Europa

Tras la Segunda Guerra Mundial, el territorio alemán quedó arrasado, mermado en parte y con una economía hundida. El país fue ocupado y controlado por las potencias vencedoras que lo dividieron en cuatro zonas de influencia. Era la segunda vez en pocos años que Alemania sufría la humillación de una derrota militar de grandes proporciones.

El plan ideado, después de numerosos debates y dudas, era el de reunificar el país, pero el inicio de la Guerra Fría y las tensiones cada vez mayores entre Estados Unidos y la Unión Soviética, hicieron que, al poco tiempo, Alemania quedara dividida en dos: la República Federal Alemana (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA).

En este contexto, fueron convocadas en septiembre de 1949 las elecciones a la Cancillería, que ganó el conservador Konrad Adenauer. Este político, que había iniciado su carrera como alcalde de Colonia en 1917, había mostrado una férrea oposición al nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, llegando a ser acusado e incluso encarcelado al final de la guerra.

Adenauer es hoy en día probablemente el político alemán más valorado por sus conciudadanos. Gobernó la RFA desde 1949 hasta 1963, liderando uno de los hechos más sorprendentes de la historia del siglo XX: el milagro de la recuperación alemana.

La hora oficial de nacimiento de Adenauer proporcionada por Astrodatabank son las 10:30 a.m., pero tomando como referencia los hechos más significativos de su vida, algunos de los cuales tomaremos en consideración más adelante, propongo rectificarla a las 10:20 a.m. Con esta nueva hora, el símbolo sabiano que corresponde al grado del Ascendente (5º47’ de Piscis) sería: «Un desfile de oficiales del ejército con uniforme completo». La palabra clave es disciplina. Este símbolo proporciona información sobre la dedicación y el servicio a la comunidad, el honor de servirla y protegerla desde el orden. Teniendo en cuenta que Adenauer llegó a la Cancillería de la RFA a una edad bastante avanzada, 73 años, resulta obvio suponer que en esta etapa vital el individuo está más enfocado al legado que pueda dejar, a la dedicación al servicio de su tierra –a lo que se refería el símbolo- que a medrar por intereses personales.

K Adenauer

La carta natal de Konrad Adenauer presenta una clara preponderancia de planetas en signos fijos, en total seis. Cuatro de ellos forman una cruz cósmica: Saturno, Júpiter, Plutón y Urano. Esta configuración formada por dos oposiciones y cuatro cuadraturas, todo ello en signos fijos, provee al nativo de una gran fuerza y determinación para enfocar su atención en valores y objetivos concretos. Adenauer era conocido por su persistencia y tozudez en las negociaciones; una de sus frases era «en política no se trata de tener la razón, sino de mantenerla». Dentro de la cruz se encuentran activados los departamentos de la motivación (Júpiter y Saturno) y de la trascendencia (Plutón y Urano). La activación de estos dos departamentos incide en un énfasis en los valores. Desde una función subjetiva, el individuo encuentra dentro de sí mismo la razón para involucrarse en los asuntos que acomete, lo que lo convierte en un reformador.

El individuo con una cruz cósmica en su mapa natal siente una especie de tironeo provocado por las energías de los cuatro planetas implicados. Ninguno de ellos sobresale sobre los demás a no ser que nos encontremos una causa que indique lo contrario. En el mapa natal de Adenauer, la cruz cósmica está situada dentro del modelo planetario conocido como balde, cuya asa (Urano) permite una salida a esa cruz. Urano se convierte así en el punto focal por donde se libera la energía de la carta.

Urano representa la independencia y actúa desde la casa VI, que es la del trabajo, la tarea diaria. Adenauer trabajó incansablemente por reconstruir Alemania, por devolverle la independencia perdida con la guerra, por conducir a su país a la democracia. Desde el orgulloso y regio signo de Leo, dentro de la zona avatar –segundo decanato del signo- conectando con lo colectivo, trabajó por ganarse la confianza de los enemigos y colocar a la RFA a la vanguardia de Europa.

Bonn.png

Vemos ahora cómo se activó ese Urano durante los hitos más significativos de su mandato.

12/09/1949. Nombramiento como canciller

Adenauer se convierte en el primer canciller de la RFA con la misión de reconstruir el país. Para esa fecha, Plutón, en tránsito, se encuentra a tan solo dos grados de realizar la conjunción con Urano, listo para activar el planeta focal de su carta. Plutón transforma el modo en que, hasta ese momento, se ha estado expresando la energía de ese Urano natal. Este tránsito es efectivo hasta mayo del 1952, es decir, estará en activo los primeros años de su mandato, colaborando en la trasformación en la que se ha embarcado.

25/07/1952. Entrada en vigor Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, firmado por la RFA, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos.

Esta alianza se convertiría más tarde en la Comunidad Económica Europea, hoy día Unión Europea. El canciller tenía la convicción de que una Europa unida alejaría al continente de posibles guerras. Neptuno, por tránsito, estaba realizando un sextil a Urano. Era el momento idóneo de aprovechar las oportunidades que se presentaban para implicarse en causas idealistas. Además, Júpiter hacía cuadratura con el planeta focal. Quizás sufrió también algún tipo de decepción al sobrevalorar el acontecimiento.

05/05/1955. Fin del estatuto de la RFA como Estado ocupado y reconocimiento internacional como Estado soberano e independiente, que le permitió ser miembro de la OTAN

En esta ocasión, era el tránsito de Marte el que realizaba un sextil a Urano facilitándole la oportunidad para salir a la acción. Por otro lado, Saturno estaba haciendo una cuadratura, confrontándolo con sus limitaciones. Esto se traduce en que, a pesar de entrar en la OTAN, la RFA solo podía tener un ejército defensivo.

15/10/1963. Fin de su mandato como canciller

Los últimos meses de su gobierno coincidieron con el tercer retorno de Saturno, el planeta opuesto a Urano y con un trígono de Júpiter, regente del Ascendente y del Medio Cielo. La sensación de un ciclo que se completaba y con el que el mandato llegó a su fin, no sin antes haber firmado el Tratado del Elíseo, que ponía fin a la tradicional enemistad con Francia. Además, por direcciones de arco solar, Mercurio, regente de su casa VII, la de los enemigos declarados pero también de la oportunidad, hacía un trígono con ese Urano.

 

BIBLIOGRAFÍA

COLL, Antoni: Los cinco padres de Europa. Editorial Milenio, Lleida, 2008.

JONES, Marc E.: Essentials of Astrological Analysis. Trafford Publishing, Lakehills, 2002.

SAKOIAN, Frances y CAULFIELD, Betty: Astrological Patterns. The Key to Self-Discovery, Harper &Row Publishers, New York, 1989.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s