La expresión creativa en Frida Kahlo

«Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, la tercera hija de Guillermo y Matilde Kahlo, nació el 6 de julio de 1907 a las ocho y media de la mañana, en plena temporada veraniega de lluvias…». Esta es la información que recoge Hayden Herrera, autora del libro Frida, una biografía de Frida Kahlo, sobre el momento de su nacimiento, obtenida del certificado oficial, la misma que vamos a tomar en consideración para el análisis de su carta natal. A pesar de que se ha publicado alguna corrección sobre este dato, creo que la hora proporcionada, 8:30 a. m., ilustra muy bien la personalidad y la obra de la artista mexicana.

La vida de Frida Kahlo estuvo marcada principalmente por su relación con Diego Rivera, su activismo político y, sobre todo, por el grave accidente que sufrió en 1925, con tan solo 18 años de edad, cuando el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía. Se fracturó la columna vertebral, la pierna derecha, varias costillas y la pelvis. Nunca se llegó a recuperar del todo de las heridas sufridas en el percance que condicionaron el resto de su vida, pero este suceso supuso también el inicio de su dedicación a la pintura. No era la primera vez en la vida que su movilidad se veía afectada, había contraído poliomielitis a los 6 años de edad, coincidiendo con un cambio de estación de Mercurio progresado, que comenzó su fase de retrogradación.

En el momento del accidente, el 17 de septiembre de 1925 a las 19:00 aproximadamente, Plutón oposición Júpiter, transitaban por las casas XI y V, respectivamente, activando las oposiciones que tiene en este eje de la carta. La disposición natural que confieren esas oposiciones con énfasis en signos cardinales, de las que forma parte su aptitud dinámica −el aspecto más dinámico de su carta que es la oposición Sol/Marte− que le proporciona fuerza suficiente para reponerse y reinventarse a sí misma, reconduciendo y reorientando su vocación. El paso de Plutón por la conjunción Sol/Neptuno conllevó una gran transformación interna y externa, además de activar su hipersensibilidad y talento artístico. No olvidemos que el Sol es también el regente de la carta. Júpiter por su parte, en tránsito, activó la conjunción Marte/Urano, tantas veces relacionada con accidentes. Este episodio vital supuso un antes y un después en su vida que tomó un nuevo rumbo inesperado, pero Frida Kahlo no se rindió ante esta adversidad sobrevenida con el accidente.

IMG_3184Esa conjunción Sol/Neptuno no es la única indicadora de su sensibilidad creativa, El planeta vocacional de su carta es Venus: su íntimo interés es crear belleza. Curiosamente, el astro se encuentra en conjunción con el punto medio Luna/Júpiter. Ebertin relaciona esta circunstancia de Venus con «la artista femenina» y con «abundancia de sentimientos», que encaja perfectamente con el personaje. En este caso la vocación artística era la pintura, que cobró sentido después del accidente. En su juventud, Frida Kahlo había querido estudiar Medicina. Fue después del accidente, cuando comenzó a pintar para ocupar su tiempo durante el largo periodo de convalescencia que la obligó a permanecer en cama durante meses. Para ello le fabricaron un caballete especial que, con la ayuda de un espejo, le permitía realizar autorretratos, de esta forma se convirtió en su propio modelo: «Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco».

La casa X, regida por el Venus, está ocupada por el planeta más elevado de la carta, la Luna, que es además uno de los que más dignidades acumula. Se encuentra, en la casa del honor en el signo de la integración. El planeta más elevado es el que expresa su energía públicamente. Esa imagen pública del personaje se expresa a través de la Luna, el espejo en el que se refleja. Frida plasmaba en su pintura el tema obsesivo de su maternidad frustrada, lo cotidiano y las tradiciones culturales mexicanas. El símbolo sabiano que corresponde al grado que ocupa la Luna es Un pavo real desfilando sobre un césped antiguo. Asumía con orgullo la tradición, la herencia recibida y la mostraba públicamente a través de sus pinturas. La obra muestra sus raíces indígenas que entroncan con el arte popular mexicano. La imagen de Frida Kahlo ataviada con vestidos regionales -propios de las mujeres nativas mexicanas-, con collares precolombinos y pendientes típicos de la época colonial es recurrente. Recreaba también la naturaleza mexicana, la cultura azteca, las creencias…   y todo ello con colores vibrantes. Aunque André Bretón etiquetó su obra como surrealista por el simbolismo que desplegaba en ella, Frida Kahlo no se sentía cómoda encasillada dentro de esa corriente. Afirmaba que lo único que pintaba era su propia realidad. Frida se pinta a menudo con lágrimas en los ojos u objetos punzantes clavado en el cuerpo. Sus pinturas expresan su dolor físico y emocional, provocado en gran medida este último por su deseo frustrado de ser madre –de nuevo, la Luna- leitmotiv de su obra.

La reivindicación de la tradición no significa en modo alguno que se tratara de una mujer que deseaba mantener el orden establecido. Su Luna balsámica –a menos de 45º de la Luna nueva– buscaba una nueva reformulación de la cultura de origen. Construye algo diferente a partir de la tradición, tomándola como base o referente. En la casa XI de los grupos hay mucha actividad, tiene una acumulación de planetas: Júpiter, Sol, Neptuno –identificado con los movimientos sociales obreros- y el Punto de la Fortuna. Recordemos que Frida Kahlo era una activista de izquierdas, miembro del Partido Comunista Mexicano, que se sentía hija de la Revolución mexicana. Ya que he indicado más arriba la importancia de la Luna y del momento cíclico en que se encuentra, es preciso añadir que, con el Punto de Fortuna en casa XI, participa en grandes asuntos colectivos para renovar y transformar los valores tradicionales. Busca la felicidad a través de actividades revolucionarias que atiendan las necesidades colectivas de la época; es una reformadora social. Defendió la causa de las personas indígenas, recuperó en su obra signos identitarios y tradicionales de México. Fue, también, defensora de los derechos de los trabajadores y una fiel activista de izquierda hasta el momento de su muerte.

 

Bibliografía

EBERTIN, Reinhold: The Combination of Stellar Influences. American Federation of Astrologers, Tempe, 2014.

GRASSE, Ray: «Decoding the Most Elevated Planet in the Horoscope» en The Mountain Astrologer.  Feb./Mar. 2018, págs. 29-36.

HERRERA, Hayden: Frida, una biografía de Frida Kahlo. Editorial Planeta, Barcelona, 2004.

RUDHYAR, Dane: Rudhyar, El ciclo de las lunaciones. Editorial Sirio, Málaga, 1987.

 

© 2018 Mercurio Estacionario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s