Pablo Neruda, el peso del stellium

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda, nació en Parral, localidad situada en la zona central de Chile, el 12 de julio de 1904. Adoptó el seudónimo de un poeta checo y con él ha pasado a la historia de la literatura como uno de los escritores más destacados del siglo XX. Era hijo de un ferroviario y de una maestra que murió al poco de dar a luz a su único hijo. Desde muy pequeño mostró un gran interés por el entorno natural chileno en el que creció y sobre todo por el mar que, junto con el amor, serían dos de sus grandes temas de inspiración, como él mismo señalaba: «Tal vez el amor y la naturaleza fueron desde muy temprano los yacimientos de mi poesía», aunque su registro poético y sus fuentes de inspiración son muchas y muy variadas.

Natal

Lo que más llama la atención del mapa natal de Pablo Neruda es el poderoso stellium, determinador focal absoluto de la carta, que indica que la actividad se inclina de ese lado concreto del zodiaco. Ese stellium contiene nada menos que seis planetas en el signo de Cáncer: los luminares, que se encuentran en conjunción formante, y cuatro más: Mercurio, Venus, Marte y Neptuno. Podemos considerar también a cinco de ellos en la misma casa, ya que Marte está a tan solo un grado de la cúspide, por lo que despliega su actividad en esa casa. Esta configuración planetaria suele valorarse como una unidad e indica una hiperfocalización en esa área concreta de la vida. Los planetas que lo integran cooperan entre sí uniendo sus fuerzas, aunque tienen a actuar de manera compulsiva.

El stellium inclina claramente la balanza de la carta en una dirección no solo en lo referente al signo y a la casa, sino también al elemento, a la modalidad, a la polaridad, al énfasis en el hemisferio… La carta en su totalidad se halla condicionada por él. Veamos cómo se manifiesta en la vida y obra de Pablo Neruda.

El Sol está situado en su propia casa, expresando su propósito vital mediante la creatividad y dejando su impronta. Los dos luminares que constituyen el dominio de la vitalidad se encuentran en conjunción,  el individuo se implica totalmente en la actividad que realiza.

El planeta focal de la carta es la Luna que está domiciliada y dispone de todos los demás planetas excepto de Saturno. Esa Luna se halla a tan solo dos grados de realizar la conjunción con el Sol. La consumación de esa unión anuncia el fin de una etapa, la Luna muere al unirse al Sol para volver a iniciar un nuevo ciclo. El individuo con una Luna balsámica, a pocos grados de realizar la conjunción con el Sol, tiende imprimir un de sentido de transitoriedad, de temporalidad limitada y de finitud a las relaciones importantes; las vive de algún modo como el fin de un proceso.

La Luna de la carta natal nos remite al arquetipo materno. La madre de Pablo Neruda murió de tuberculosis el 14 de septiembre, a los dos meses de nacer su hijo, coincidiendo con la conjunción exacta con el Sol, por progresiones secundarias, con el fin de ciclo de su Luna natal.

PSEsa Luna regente de casa V, además de representar a la madre, simboliza también a su única hija que nació con hidrocefalia, una enfermedad relacionada precisamente por la acumulación de líquido en el cerebro, y que la llevó a una muerte prematura a los 8 años de edad. Este episodio ocurrió poco después del cambio de estación de Júpiter, regente de su carta, que comienza a retrogradar. La enfermedad y muerte de su hija dejaron traumatizado al poeta.

Es cierto que Neruda tuvo una sola hija, pero el instinto protector hacia los otros que confiere ese énfasis en el signo de Cáncer lo desplegó también involucrándose en tareas humanitarias. En 1939, fue nombrado cónsul especial para la emigración española y logró fletar un barco desde Francia para salvar la vida de 2200 españoles, víctimas de la Guerra Civil que, en su intento de buscarles un hogar, llevó como refugiados a Chile.

BARCO - 1

La preponderancia del modo cardinal orienta al individuo a la acción, hacia el mundo exterior, a iniciar cosas con una clara tendencias a aprovechar las oportunidades que se le presentan. Este énfasis se ve matizado por una disposición natural −indicada por la oposición de su carta en signos mutables− que lo inclina también al intercambio, a la mediación y a la flexibilidad. A esto se suma que la mayoría de los planetas están situados en el hemisferio occidental de la carta, acentuando la importancia de las relaciones con los otros. Neruda dedicó gran parte de su vida a la carrera diplomática, su casa X, su proyección pública, está en el signo de Sagitario conectado con el extranjero. Su primer destino fue el de cónsul en Rangoon, Birmania, a donde partió a finales de abril de 1927, coincidiendo con la conjunción por direcciones de arco solar del Medio Cielo con Urano, el planeta presente en casa X.

DAS

El símbolo sabiano del grado que ocupa la Luna, 19º de Cáncer, es «Un cura celebrando un matrimonio». Este símbolo habla de individuos e instituciones que se dedican a preservar los más altos valores de la colectividad. Se refiere también a la cooperación y a la búsqueda de fórmulas para unir personas de manera armoniosa. Las relaciones diplomáticas dependen en buena medida de rituales establecidos con unos códigos perfectamente reglados, donde todo está pautado de forma rigurosa. Pocas relaciones están tan ritualizadas como las diplomáticas.

La casa V se vincula a la procreación tanto física como mental y a las relaciones amorosas que también abundaron en su vida; la acción impulsiva de Marte se exterioriza en ella. Mercurio, la expresión comunicativa, la expansión de la mente y del intelecto, se manifiesta en V de manera creativa y lo hace en conjunción con Venus, la expresión artística, que es también regente de III. El carácter con el que se expresa todo es el de Cáncer y su obra poética está llena de referencias pasionales o emocionales. Valga como ejemplo de su intensa emocionalidad uno de los versos más conocido del autor, que escribió con apenas 19 años: «Puedo escribir los versos más tristes esta noche…». Está claro que no se limita a utilizar el adjetivo «tristes» para referirse a sus versos, ni siquiera «muy tristes», sino que matiza y enfatiza la emoción, llevándola a su máximo grado, usando el superlativo «los más tristes». Veinte poemas de amor y una canción desesperada fue el libro que lo lanzó a la fama, pero, como cabe esperar de un signo tan prolífico, se calcula que escribió alrededor de ochenta mil versos recogidos en unos cuarenta y cinco libros.

Neruda buscaba espacios cómodos y aislados para escribir. Su timidez innata, propia también de Cáncer, lo llevó buscar lugares apartados donde sentirse protegido. La polaridad predominante de la carta se da en signos femeninos que, junto con la acumulación de planetas en el hemisferio norte, nos habla de un individuo que tiende a recluirse para realizar su actividad, en este caso crear, además de procurar rodearse de un ambiente seguro y confortable. Hay una necesidad innata de seguridad psicológica. Sabemos la importancia del hogar para Cáncer. A Neruda le gustaba retirarse en un ambiente acogedor para escribir. Prueba de ello son sus tres casas que permanecen en Chile como museos: La Chascona, Isla Negra y La Sebastiana, que constituían en cierta medida santuarios. En ellas se conservan sus colecciones de objetos varios a las que era gran aficionado, una actividad muy propia del signo de Cáncer.

La predominio del agua –los seis planetas del stellium más el Ascendente- hace que el resto de los elementos se manifiesten de manera más débil o no haya actividad en ellos. Neruda carecía totalmente de planetas en signos de tierra, lo que indica una persona muy poco práctica y organizada. Su primera mujer, de la que se separó al poco de nacer su hija, se quejaba de los retrasos o sus descuidos en el envío de dinero para la manutención de la pequeña.

La cuadratura de Júpiter con cuatro planetas expresa una gran dificultad individual: la falta de moderación. Su personalidad expansiva, Júpiter regente de su Ascendente, choca con ese stellium. De entre todas las cuadraturas en las que el planeta participa, la más exacta es la que forma con Mercurio, por lo que el nativo requerirá de un buen ordenamiento mental para que esa expansión jupiteriana sea lo más constructiva posible y pueda contribuir así a su engrandecimiento.

Su obra fue reconocida en vida con la concesión del Premio Nobel de Literatura el 21 de octubre de 1971, durante su etapa como embajador en París. Este galardón coincide con un tránsito de Júpiter por su Medio Cielo.

NOBEL

Pablo Neruda murió el 23 de septiembre de 1973 a causa de una metástasis cancerosa, según consta en el certificado de defunción, unos días después del golpe de estado que derrocó al presidente Salvador Allende.

 

Bibliografía y fuentes

Fundación Pablo Neruda

MEYER, Michael R.: A Handbook for the Humanistic Astrologer. iUniverse , 2000.

NERUDA, Pablo: Confieso que he vivido. Memorias. Editorial Planeta, 1996

RUDHYAR, Dane: El ciclo de las lunaciones. Editorial Sirio, Málaga, 1987

——————–

 

Fotografía de cabecera: Casa de Pablo Neruda en Isla Negra, Valparaíso.

2 comentarios sobre “Pablo Neruda, el peso del stellium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s