Simone Veil y su protagonismo histórico

Simone Veil, cuyo apellido de soltera era Jacob, nació en Niza el 13 de julio de 1927, en el seno de una familia judía más arraigada a la tradición por razones culturales que religiosas, ya que sus padres eran agnósticos. El hecho de pertenecer a esa colectividad marcó su existencia, ya que a los 16 años fue deportada a Auschwitz-Birkenau, circunstancia a la que sobrevivió milagrosamente. Tras su paso por el horror del campo de concentración y perder a casi toda su familia, reivindicaría el resto de su vida la herencia judía de sus ancestros. Fue protagonista de tres hechos decisivos en la historia del siglo XX: el Holocausto, la defensa militante de los derechos de las mujeres y la apuesta decidida por la unión de Europa.

SV

Simone Veil es descrita como una mujer de gran carisma. Con el Ascendente en el signo de Leo, su personalidad dramática, regia, irradia una energía que aspira a posicionarse siempre en el centro de la escena, buscando no solo la aprobación del otro, sino intentando suscitar entusiasmo y reconocimiento. Como dice Carutti, «La necesidad de ser alguien para los demás es, para ese Ascendente, imperativa».

Entre los determinadores focales que encontramos en su mapa natal destacan: el énfasis en conjunciones, un modelo planetario trípode y un gran trígono de fuego que iremos analizando a continuación.

Abordaremos en primer lugar el predominio de conjunciones en las que participan 6 de los 10 planetas. Esta preponderancia provee al nativo de una gran capacidad para concentrar e integrar sus energías potenciando su eficacia, siempre que haya un propósito definido. En todas ellas están implicados los planetas transpersonales, luego la actividad conjuntiva es esencialmente trascendental. El individuo debería sentirse profundamente involucrado con la idea del esfuerzo y el apoyo colectivo.

Empezamos por la que se halla más cerca del Ascendente, Marte/Neptuno, que matiza su personalidad. Simone Veil era una mujer valiente que poseía un fuerte carácter, a veces autoritario, pero también fue una luchadora infatigable por sus ideales, entre los que se encontraban la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres y la reconciliación con el pueblo alemán a través de la construcción de una Europa unida, tarea en la que se implicó decididamente. Era una europeísta convencida y fue elegida presidenta del Parlamento Europeo en 1979, momento que coincidió con la cuadratura por tránsito de Plutón a su Plutón natal y de la oposición de Urano al Medio Cielo. Simone Veil afirmó en una ocasión: «Participar de la construcción europea me reconcilió con la historia del siglo XX».

En la casa XI, la conjunción entre Sol y Plutón indica el poder de transformar la propia naturaleza y su modo de autoexpresión. Los contactos entre ambos planetas dan un poder de concentración tal que a veces puede conducir a la obsesión. Las conjunciones con Plutón dotan a los individuos de una voluntad poderosa y una percepción penetrante en las fuerzas subyacentes de la vida. Cuando el Sol se encuentra conjunto a Plutón, la persona se identifica con una filosofía de vida, con movimientos ideológicos de la época que le toca vivir. Además, esta conjunción se halla en la casa de los grupos. Simone Veil lideró el movimiento feminista francés, reguló el uso de anticonceptivos y sacó adelante la ley del aborto, conocida como «Ley Veil», su legado político más importante.

La conjunción entre Júpiter y Urano, la más exacta de todas, en la casa de la transformación, indica una forma innovadora de legislar, un modo experimentativo de aplicar la ley, poniendo en funcionamiento una política diferente que rompe con lo anterior de manera drástica. Su carrera como jurista y más tarde política la llevaron a desarrollar y aplicar leyes innovadoras que no habían sido abordadas hasta entonces. Fue la primera mujer en ocupar un ministerio en la V República y la segunda en toda la historia de Francia. Fue nombrada ministra de Sanidad en 1974, coincidiendo con la conjunción de Júpiter y Urano con el Medio Cielo y con la del Sol con Venus, regente de X, por direcciones de arco solar .

DAS 1974 Ministra

En su mapa natal, lLa conjunción Júpiter/Urano se haya en cuadratura con la Luna en casa V que está simbolizando la maternidad, por lo que su gran dificultad y desafío fue cambiar las condiciones legales para un tema tan sensible como es la interrupción voluntaria del embarazo. La Luna realizaba una oposición por progresiones secundarias a la conjunción de casa VIII el 26 de noviembre de 1974, fecha en la que defendió la ley ante el Parlamento.

PS 26 Nov 1974 B

Los planetas de la carta se distribuyen en tres zonas bien diferenciadas, formando un modelo planetario llamado trípode que da una gran estabilidad de base al sujeto, haciéndolo difícilmente perturbable. El modelo se basa en la triangulación del gráfico. Las personas con este patrón poseen una gran seguridad en sí mismas, fortaleza de carácter y aplomo, que los dota de potencial para impactar en la vida real. El discurso de Simone Veil en defensa de la ley del aborto ha pasado a la historia por la gran seguridad y firmeza que exhibió ante la Asamblea Nacional, compuesta casi exclusivamente por hombres y teniendo en contra incluso a algunos miembros del gobierno del que formaba parte. Se enfrentó a 74 parlamentarios que intentaron rebatir sus argumentos y aguantó todo tipo de improperios, tanto en la Asamblea como fuera de ella, pero logró sacarla adelante y la ley fue aprobada.

Este trípode se vertebra en un gran trígono de fuego, con orbes bastantes ajustados y que incide en presentarnos a una personalidad apasionada, vital y que muestra gran entusiasmo por la vida «A pesar de un destino difícil, soy, sigo siendo, una optimista. La vida me ha enseñado que con el tiempo, el progreso vence siempre. Es largo, es lento, pero en definitiva, en él confío», aseguraba. La energía concentrada en esta figura inclina a un temperamento impulsivo y, con frecuencia, explosivo. El individuo busca continuamente estímulos excitantes y se hace necesario canalizar todo este caudal energético de manera productiva. Estos aspectos se muestran a través de las energías de los planetas que componen el gran trígono.

Uno de los trígonos de la figura es el que forman Júpiter y Urano con Saturno. Aquí se hayan implicados los dos planetas sociales, relacionados con el equilibrio psicológico del individuo y con la integración de valores como la justicia o la igualdad. Ambos representan también la actividad cooperativa en el contexto social. Ella estaba especialmente inclinada a la participación asociativa, a la realización de tareas comunitarias en su entorno que le permitían poner en práctica estos valores. En su empeño por mantener viva la memoria del Holocausto, colaboró con asociaciones como la Fundación para la memoria de la Shoah, de la que fue presidencia.

Mercurio, otro de los planetas que participan en esta figura, forma un trígono con Saturno que apunta a su facilidad para el ordenamiento mental, dotando de profundidad al pensamiento. Poseía una mente astuta, cuidadosa y detallista. Tras volver de Auschwitz retomó los estudios e ingresó en la universidad para iniciar su formación en Derecho, porque era consciente de que solo una buena preparación le daría autonomía e independencia vital, algo que siempre persiguió.

El trígono de Mercurio a la conjunción Júpiter/Urano, facilita la expresión de esa conjunción.

Todos los planetas que participan en ese gran trígono de fuego están retrógrados excepto Júpiter, que cambió de estación en 1939, año que coincide con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, con la pérdida del trabajo de su padre y el comienzo de las restricciones. Su Mercurio se puso directo en 1945, coincidiendo con el fin de la guerra y su salida del campo de concentración. El cambio de estación de Saturno ocurrió en 1952, cuando, tras el nacimiento de su tercer hijo, tuvo que convencer a su marido para que le permitiera opositar a magistrada, encaminándose a una carrera judicial que la conduciría más tarde a la política.

La falta de planetas en signos de aire dificulta su adaptabilidad y limita su capacidad para distanciarse de los hechos o situaciones en los que se pudiera encontrar inmersa, así como adoptar una postura objetiva. A esto se une una ausencia absoluta de oposiciones que incrementa más aún, si cabe, esa subjetividad.

Simone Veil personifica la superación del dolor de una forma constructiva. La memoria del Holocausto y su herencia judía la acompañaron hasta el final: «Se dirá el Kadish sobre mi tumba». Murió el 30 de junio de 2017 y sus restos reposan en el Panteón de París junto a personajes como Marie Curie, Rousseau o Voltaire. Hoy día su figura es reivindicada tanto por la derecha como por la izquierda política, que reconocen su gran talla humana y su aportación histórica.

——————————————-

Bibliografía

BARÓN CRESPO, Enrique: «Simone Veil, la dignidad de Europa». El País. Junio, 2017

CARUTI, Eugenio: Ascendentes en astrología. Primera parte. Editorial Kier, 2004

JANSKY, Robert C.: Planetary Patterns. Astro-Analytics Pubs., 1977.

JONES, Marc E: Essentials of Astrological Analysis. Trafford Publishing, Lakehills, 2002.

 

 

Un comentario sobre “Simone Veil y su protagonismo histórico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s