Ramón Mercader, el asesino de Trotsky

Josef Stalin se hizo con el control del Partido Comunista y de la Unión Soviética tras la muerte de Lenin, arrebatándole el liderazgo al que era considerado su heredero natural: León Trotsky. Tras llegar al poder, Stalin utilizó todos los medios a su alcance para desprestigiarlo. Lo envió al exilio acusándolo de contrarrevolucionario y, en su periplo internacional, acabó refugiándose en México, único país que se atrevió a darle asilo. Pero la obsesión de Stalin no acababa ahí, poco a poco mandó asesinar a familiares y colaboradores cercanos, cerrando el cerco alrededor de Trotsky, hasta que decidió cursar la orden de su ejecución.

En plena Guerra Civil española, un miliciano comunista que se hallaba en el frente fue reclutado por el servicio secreto de Stalin, el NKVD, para trabajar al servicio de la URSS. El elegido fue Jaime Ramón Mercader del Río, nacido en Barcelona el 7 de febrero de 1913 a las 8 de la mañana, en el seno de una familia burguesa. Sus padres se habían separado cuando tenía unos 12 años. Al poco tiempo, se fue a vivir a Francia con su madre y sus hermanos. La madre, Caridad del Río –una persona muy inestable emocionalmente– se convirtió en espía al servicio del régimen soviético. Ramón tiene a la Luna en casa XII en el signo de Acuario que dibuja muy bien a su progenitora. Ella influyó enormemente en su vida, y jugó un papel fundamental en el compromiso de su hijo para cumplir la gran misión: asesinar a Trotsky.

RM

Con el Ascendente en Piscis, el más universal de todos los signos del zodiaco, el individuo presenta una gran capacidad de respuesta a las necesidades colectivas. En este caso, el personaje simpatiza con la ideología comunista. Júpiter es regente del Ascendente y del Medio Cielo, por lo que la personalidad se identifica totalmente con la actividad pública. El planeta se encuentra en casa X, ocupando el lugar más elevado de la carta, además de liderar el modelo planetario. Con el planeta de la expansión en X, hay una gran ambición. Su objetivo sería de acabar con un líder que se encontraba en sus horas más bajas, muy bien representado por Júpiter en el signo de su caída, Capricornio.

Ramón Mercader poseía un físico atractivo. Venus, el planeta que se exalta en el signo del Ascendente, se encuentra en casa I contribuyendo a esa apariencia. Decían de él que era un gran seductor. Vestía de manera elegante, tenía buenos modales y un gran encanto personal que no dudó en utilizar para enamorar a una de las colaboradoras más cercanas de Trotsky, Sylvia Ageloff, e introducirse así en su círculo.

Venus está junto al nodo norte, un punto de protección, de entrada de energía que potencia de manera positiva la del planeta con el que está en conjunción, su capacidad para actuar de manera eficaz. El sextil con Urano, lo inclina a expresar su individualidad a la hora de entablar relaciones que tenderán a ser libres y sin necesidad de ataduras.

Los planetas se encuentran dispuestos a modo de semicírculo, formando el modelo planetario conocido como taza o cuenco. El individuo con este patrón del grupo bipolar presenta un alto grado de autosuficiencia; se considera a sí mismo con potencial y recursos suficientes como para llevar a cabo con éxito la misión que realice. Busca constantemente el equilibrio y es capaz de mantener la calma ante situaciones de gran tensión. La mayoría de los planetas está ocupando la mitad oriental, por lo tanto la implicación es personal, el nativo depende sobre todo de sí mismo y de sus recursos para lograr la misión. Hay una especial concentración de planetas en el cuarto cuadrante, por lo que su implicación en el mundo es personal.

El patrón se aleja del modelo ideal en la medida en que los planetas limítrofes no conforman una oposición, pero hay otros elementos dinamizadores dentro de su estructura que proporcionan energía y estimulan a la acción. Uno de ellos es una media cometa, formada por una oposición, un sextil y un trígono. Esta figura incide, al igual que el modelo taza, en el talento para un buen aprovechamiento de las situaciones. Se trata de una configuración muy activa, que facilita también las asociaciones y la comunicación. Actúa a modo de fuerza de arrastre, con gran potencial para movilizar la energía. La oposición, el aspecto relacionado con la cooperación, siempre plantea una tensión inicial, hasta que se consiguen integrar adecuadamente las fuerzas enfrentadas. Esta oposición es clave para entender la misión en la que se aventuró este individuo. El aspecto entre Marte y Neptuno nos conecta con la lucha por unos ideales que empujan a la acción heroica. Marte, planeta que representa su ideología, se encuentra exaltado en Capricornio, en la casa de los grupos. Antes de la Guerra Civil, Ramón Mercader ya había sido líder de las Juventudes Comunistas en Barcelona. La acción de Marte va dirigida a algo por lo que sacrificarse –Neptuno–, una acción que mal enfocada puede conducir al fanatismo y a la propia inmolación. Al comprobar que otros habían fallado en el intento, Mercader decidió asumir él mismo la acción criminal con todas sus consecuencias, desde la convicción de estar contribuyendo a la causa comunista, en aras de un ideal superior, por la fe ciega en un líder y en una ideología.

Esta oposición tan significativa se da en signos cardinales, por lo que la disposición natural se centra principalmente en la actividad, en la consecución de un objetivo. El individuo ve la vida en términos de triunfo o fracaso. Con una gran confianza en sí mismo, detecta rápidamente la mínima oportunidad para actuar. No es una persona de sutilezas ni de matices, sino que tiene una dirección clara, aunque para ello deba utilizar a los demás en su propio beneficio. Las consecuencias que sus acciones pueden tener no es algo que le preocupe. Hay un gran oportunismo práctico.

El mediador de la figura, el que se conecta a la oposición por medio de un sextil y un trígono, es Saturno, dispositor de todos los planetas emplazados por encima del horizonte, de toda la actividad pública localizada en el cuarto cuadrante: la implicación personal en el mundoCuando Saturno adquiere esa relevancia, ese énfasis focal, su actividad destaca de manera especial. Actúa con gran habilidad, sagazmente, con astucia, y lo hace desde casa III, la de la mente concreta y práctica, con la paciencia de Tauro.

Saturno y Marte en aspecto de trígono predisponen a un buen control y uso de la fuerza, a una asunción de la responsabilidad. Saturno en sextil a Neptuno es capaz de materializar esos ideales, de disciplinarse para conseguir sus sueños.

El símbolo sabiano del grado en que se encuentra Saturno28º de Tauro«Una mujer a la que le llega un amor maduro», habla de un momento que se hace esperar, de que la oportunidad llegará en el instante adecuado, de ser paciente y no caer en la precipitación, de esperar el momento preciso para aprovechar la oportunidad. Este símbolo hace referencia a la paciencia y a la confianza. Todo llega a su debido tiempo. La palabra clave es persuasión, convencerse para hacer algo.

Veamos cómo expresan su actividad los planetas que se encuentran en la casa XII, donde se hallan emplazados cuatro de ellos, Ramón Mercader tuvo una vida muy ligada a las circunstancias que se asocian a esa casa: trabajó como espía, cambió su identidad y pasó veinte años de su vida en la cárcel. La Luna activó esa casa por progresiones secundarias desde que pasó a formar parte del servicio secreto soviético, el NKVD, a finales de 1937 hasta después del crimen.

El Sol y la Luna, la vitalidad del nativo, están en la casa del confinamiento, pero también de actividades ocultas como es el espionaje. Ramón Mercader fue agente secreto de la URSS, cambiando su identidad para siempre. Desde el momento en que comenzó esta colaboración pasó a llamarse Jacques Mornard y, más tarde, Frank Jackson. Nunca volvería a recuperar su verdadero nombre.

Nos encontramos con una Luna que apenas se ha separado 12º de la conjunción con el Sol, que había tenido lugar el día anterior. La actividad de esa Luna en su inicio de ciclo es impulsiva e inconsciente, pudiendo en ocasiones caer en un estado de confusión y en una tendencia a proyectarse sobre los demás. Está a punto de cambiar de signo, pero la desafección que Ramón podía mostrar en las relaciones indica claramente que la emocionalidad lunar se está expresando con el desapego de Acuario, que lo llevó a utilizar a Sylvia Ageloff, sin el menor remordimiento. La Luna se encuentra en recepción mutua con su dispositor, Saturno, conformando ambos el aspecto tenso más exacto de la carta, el foco dinámico de la personalidad. Hay un control del individuo para expresar sus emociones. En este caso, además, necesitaba someterse a una disciplina para conseguir la aprobación de su madre.

Mercurio también está en la casa XII. A pesar de hablar perfectamente francés porque había vivido en el sur de Francia bastante tiempo, tuvo que trabajar la pronunciación para hacerse pasar por ciudadano belga en su afán de ocultar su verdadera identidad.

Este personaje posee una química mental equilibrada. Con Mercurio oriental al Sol y una Luna lenta, muestra curiosidad y se adelanta intelectualmente a las circunstancias, pero es algo lento a la hora de asimilar el conocimiento.

El asesinato de Trotsky tuvo una repercusión mundial. Tanto el Sol como Mercurio se encuentran en zona avatar, en el segundo decanato de los signos fijos, conectando su actividad con lo colectivo, dándole una gran proyección. En el momento del asesinato, Mercurio estaba en conjunción con el Ascendente por direcciones de arco solar.

Urano, en cúspide de casa XII, la originalidad y el individualismo, se expresan en circunstancias ocultas y poco convencionales, en una misión secreta.

El atentado tuvo lugar el 20 de agosto de 1940 alrededor de las 17:45, en la casa de Trotsky en Coyoacán. Ramón fue a visitarlo con la excusa de pedirle que le corrigiera un artículo que había escrito. Mientras lo hacía, se colocó detrás de él, sacó el piolet que había guardado en el bolsillo de su gabardina y le asestó un golpe seco en el cráneo que le produjo una herida de siete centímetros de profundidad. Trotsky no murió en el acto sino al día siguiente, pero sus gritos alertaron a familiares y personal de seguridad de su entorno que acudieron de inmediato, impidiendo la huida de Mercader.

Los tránsitos en el momento del atentado eran muy significativos. Neptuno hacía sextil con Neptuno natal, trígono con Saturno y trígono con Marte, estaba activando todos los puntos de la media cometa, impulsando su fuerza y su capacidad para aprovechar la ocasión que se le presentaba, formando una cometa completa. Además, Urano hacía conjunción con Saturno, el planeta mediador, movilizando desde ahí toda la figura. Por otro lado, Marte y el Sol hacían oposición a la Luna y, por su parte, Júpiter y Saturno a Mercurio y al Sol.

TRANS 21 AUG 1940

Ramón Mercader fue condenado a 20 años de prisión por el crimen cometido. Salió de la cárcel en mayo de 1960 y se dirigió a Moscú, donde fue condecorado con la Orden de Lenin como héroe de la URSS y se le concedió la nacionalidad. Nunca más volvió a utilizar oficialmente el apellido Mercader. Falleció el 10 de octubre de 1978 en Cuba, país natal de su madre.

 

Bibliografía

CARUTTI, Eugenio: Ascendentes en astrología. Segunda parte. Editorial Kier, 2005.

JANSKY, Robert Carl: Interpreting the Aspects. Astro-Analytics Pubs., 1978.

JONES, Marc Edmund: The Counseling Manual in Astrology American Federation of Astrologers, 1982.

JONES, Marc Edmund: The Sabian Symbols in Astrology. Aurora Press, 1993.

PADURA, Leonardo: El hombre que amaba a los perros. Tusquets Editores, 2009.

————————–

Fotografía de cabecera: Despacho de Trotsky en Coyoacán (México), el lugar del crimen.

 

© 2018 Mercurio Estacionario

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s