George Eliot, una escritora rebelde

George Eliot

George Eliot es el seudónimo que Mary Anne Evans adoptó para firmar unas obras que se cuentan entre las mejores de la literatura inglesa. Mujer de gran talla intelectual: traductora, ensayista, poeta, novelista…, nació el 22 de noviembre de 1819 en Nuneaton, Inglaterra, precisamente el mismo año que la reina Victoria, dos personalidades radicalmente opuestas: una fue el máximo exponente de una época plagada de cambios en lo social, pero en la que primaba un rígido código de conducta contra el que la escritora se rebeló.

genc

Tanto el Ascendente como el Sol de su carta se encuentran en el signo de Escorpio, indicando una afinidad entre la personalidad y la conciencia individual. El signo fijo de agua dibuja un carácter emocionalmente intenso, de gran magnetismo, con un gran anhelo por descubrir el fondo de las cosas y una fuerte necesidad de control. El Sol se encuentra en la cúspide de II, la casa de los recursos que está enfatizada por un stellium de cinco planetas, cuatro de ellos en Sagitario, el signo de la administración. Esta acumulación de planetas en la casa II nos está presentando a un individuo que busca recursos y valores con los que sentirse seguro. George Eliot se vio obligada por las circunstancias a ocuparse desde muy joven de sus bienes. Tras la muerte de su madre y el matrimonio de su hermana mayor, tuvo que encargarse ella misma de administrar el patrimonio familiar. Su profesión de escritora también le reportó beneficios económicos; el Sol, regente de casa X, se encuentra en recepción mutua con su dispositor, formando un trígono, que habla también de una gran fortaleza y confianza en sí misma.

El símbolo sabiano del grado que ocupa el Sol es «El bufón de Halloween». Esta imagen nos remite a una festividad en la que las costumbres se relajan y en la que está permitido saltarse las normas habituales de comportamiento. Durante la celebración, el individuo oculta su verdadera identidad detrás de un disfraz. La clave radica en ser espontáneo. El nombre de George Eliot era el «disfraz» detrás del que se ocultaba la escritora. Este cambio de identidad la ayudó a expresarse tal y como ella quería en una sociedad llena de prejuicios, en la que se cuestionaba su faceta intelectual por el mero hecho de ser mujer. Prefirió adoptar un nombre masculino para que se tomara en serio su obra y evitar ser encasillada dentro del grupo de escritoras de la época que cultivaban principalmente novelas románticas. El secreto sobre su identidad perduró durante casi toda su vida.

El patrón planetario dibujado en la carta es un abanico, con Marte como planeta focal y, al otro lado, los nueve restantes que se encuentran contenidos en un trígono. El caso que nos ocupa se acerca bastante al modelo ideal de este patrón, ya que contiene una cometa, formada por un gran trígono, dos sextiles y una oposición que cruza de lado a lado la figura a modo de eje, señalando la dirección que toma esa energía. El potencial que concentra esta figura dirige la vida del individuo en un sentido muy definido, con una fuerza que favorece la consecución de sus propósitos. Para Bill Tierney, la cometa es el «indicador más dinámico de éxito en la vida». Se trata de una figura de gran complejidad que integra la cooperación de los trígonos, la inclinación a la autoexpresión de los sextiles, y el estímulo y la dirección de la oposición.

cometa

Marte, el regente del Ascendente, es el mango de ese abanico y el planeta solitario situado por encima del horizonte, circunstancia que lo convierte en determinador focal. Al ocupar una posición tan destacada, su energía queda claramente enfatizada en la personalidad del individuo. Es también muy significativo que sea precisamente Marte el planeta más visible  y que adoptase un seudónimo masculino para firmar sus obras. Cuando Marte se alza como planeta focal, el nativo se muestra como un luchador incansable, con una fuerza indoblegable. Estos nativos a menudo se erigen en líderes de alguna causa. La novelista fue la primera escritora realista de la literatura inglesa.

En la casa de la de la mente abstracta es donde buscamos las verdades últimas y unos principios filosóficos y morales a los que aferrarnos. Con Marte en esa casa, el individuo muestra una actitud combativa a la hora de expresar sus principios. La escritora cuestionaba la religión y la moral victoriana, y luchó para cambiarlas. La casa IX es también la de los estudios superiores; cuando a la edad de 17 años dejó de asistir a la escuela, a pesar ello, continuó con su formación de forma autodidacta, convirtiéndose en una de las intelectuales más destacadas de su época. Por esa época, Marte cambió de estación y se puso retrógrado por progresiones secundarias.

El símbolo sabiano del grado que ocupa Marte, el 5º de Leo, es «Formaciones rocosas al borde de un precipicio». La imagen nos habla de la solidez ante una situación crítica, del reto que conlleva enfrentarse al abismo que solo se puede afrontar desde el convencimiento de la fortaleza interna en circunstancias difíciles. Los riesgos se pueden correr si hay una seguridad interior en la que sustentar las decisiones, y poder así enfrentarse al peligro o a una situación desafiante con valentía y arrojo. El símbolo remite a la imperturbabilidad, al aplomo y a la confianza. La palabra clave es resistencia. Consciente de que asumir riesgos nos ayuda avanzar, la novelista dejó escrito: «El principio más fuerte de crecimiento humano radica en la elección»,

La oposición entre Marte y la Luna, que cruza la figura de lado a lado, es la que indica su rumbo. Marte es el planeta que impulsa la cometa desde su posición de cola. La oposición conecta la casa IX, desde la que parte la energía, con la casa III, el lugar al que se dirige la fuerza, hacia donde avanza la cometa, el área en la que se expresa. Con la Luna en esa casa, el nativo disfruta con el trabajo intelectual: leyendo, estudiando y escribiendo, actividades a las que se entregó siempre.

Su química mental es equilibrada, tiene una Luna rápida para captar información y un Mercurio occidental al Sol, reflexivo y analítico. Ambos están fuera de los límites de declinación, de forma que sus energías se muestran con un patrón diferente al habitual. La persona las expresa de una manera particular. Ni la vida personal de la escritora ni su obra encajaban dentro de las estrictas convenciones de la época victoriana. Desde niña se la consideró diferente, rara; destacaba entre sus compañeras por su gran inteligencia. Curiosamente, Mercurio y la Luna están también en paralelo de declinación, integrando sus fuerzas y actuando de manera colaborativa, hecho que facilita la expresión de los sentimientos. La crítica ha destacado el realismo de su escritura y la profundidad psicológica de los personajes de sus novelas.

El símbolo sabiano de la Luna, 29º de Capricornio, es «Una mujer leyendo las hojas del té». Esta imagen habla de la clarividencia, de la capacidad para ver más allá, es decir, de la sensibilidad y la intuición para trascender la realidad y anticiparse al futuro. George Eliot es considerada la primera novelista psicológica, por tanto, adelantada a su tiempo. Su obra Middlemarch ha sido valorada por la crítica como una de las más grandes de la literatura de todos los tiempos. La novela fue apareciendo en fascículos durante los años 1871 y 1872, coincidiendo con el tránsito de Urano por la casa IX, que fue activando toda la cometa.

trans 1972_2El quintil entre el Sol y Júpiter se manifestó en su caso en un especial interés por temas morales y filosóficos, y talento para tratarlos. La escritora creció en un entorno religioso que la marcó y, aunque a lo largo de su vida llegó a cuestionarse su fe, la religión y la filosofía estuvieron siempre entre sus inquietudes; escribió novelas e hizo traducciones sobre esta temática.

Marte y el stellium, determinadores focales de la carta, están en signos de fuego, elemento que destaca por encima de los demás, mostrando a una persona entusiasta y con gran energía.

Hay un claro énfasis en las casas sucedentes, los lugares donde se estabiliza la energía generada en las casas angulares. Entre la II y la V se concentran todas las cuadraturas de la carta, poniendo de manifiesto un conflicto entre la necesidad de procurarse unos recursos que le den seguridad y la necesidad de autoexpresión o la búsqueda del placer. Este conflicto, que ella vivía, fue plasmado en sus novelas, en las que parodia los convencionalismos sociales. La mayoría de las mujeres de su época estaban abocadas a un matrimonio concertado por la familia como único medio de procurarse su subsistencia. Estos aspectos tensos se dan en signos mutables, señalando que el individuo se enfrenta a retos intelectuales.

La conjunción entre Neptuno y Urano está en cuadratura con la conjunción entre Saturno y Plutón, que evidencian un momento generacional de grandes desafíos y que coincidió con el nacimiento de los personajes que luego participarían en corrientes como el positivismo filosófico o el realismo literario.

El aspecto tenso más exacto de la carta, el foco dinámico de su personalidad, es la cuadratura entre Saturno y Urano, que pone de relieve que su principal reto fue romper viejas estructuras siendo fiel a sí misma, así como expresar su individualidad de forma íntegra y responsable.

George Eliot escandalizó a su entorno conviviendo con un hombre casado durante más de veinte años. Después de la muerte del que fue el gran amor de su vida, el 6 de mayo de 1880, con 60 años, se casó con un hombre 21 años más joven que ella, hecho que coincidió con la conjunción de Venus sobre Júpiter y trígono de Luna al Sol por direcciones de arco solar.

das 1980_2

Murió el 22 de diciembre, unos meses después de la boda, a causa de un fallo renal.

 

Bibliografía

JANSKY, Robert C.: Planetary Patterns. Astro-Analytics Pubs, 1977.

JONES, Marc Edmund: The Guide to Horoscope Interpretation. The Theosophical Publishing House, 1975.

JONES, Marc Edmund: The Sabian Symbols in Astrology. Aurora Press, 1993.

TIERNEY, Bill: Análisis dinámico de los aspectos astrológicos. Ed. Kier, 1998.

SASPORTAS, Howard: Las Doce casas: introducción al significado de las casas en la interpretación astrológica. Ed. Urano, 1987.

 

© 2019 Mercurio Estacionario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s