Christiaan Barnard, el pionero de los trasplantes de corazón

Christiaan Barnard ha pasado a la historia por ser el primer cirujano que consiguió trasplantar con éxito un corazón humano. Natural de Beaufort West, Sudáfrica, nació el 8 de noviembre de 1922 en el seno de una humilde familia de origen holandés. Desde muy joven había sido un alumno brillante, y su interés por la medicina surgió a raíz de la prematura muerte de uno de sus hermanos.

Aunque la hora de su nacimiento no está confirmada, tomaremos como válida la utilizada por el astrólogo John Frawley en su estudio sobre el primer trasplante de corazón, ya que parece encajar bastante bien con su vida, teniendo en cuenta el carácter y las vivencias de este prestigioso cardiólogo.

CBNC

Los planetas de la carta se encuentran distribuidos de tal forma que ocupan dos tercios de la rueda zodiacal, sobre la base un gran trígono. Este patrón planetario se inserta dentro de los llamados tripolares, que dibujan a individuos con gran fortaleza de carácter y confianza en sí mismos. El modelo es una locomotora, característica de personalidades fuertes, con capacidad para aceptar desafíos y ejercer el liderazgo en la empresa que acometan. La Luna es el planeta guía del patrón, el primero que avanza hacia el espacio vacío en el sentido de las agujas del reloj. Esta posición le otorga un especial énfasis, lo lleva a erigirse en planeta focal. El gran trígono enfatiza el elemento agua que lo provee de una disposición innata para conectar con los demás, ya que es esencialmente vinculante, algo muy en consonancia con profesiones como la de médico, terapeuta o cualquier otra que se dedique al cuidado de enfermos. A este potencial, se suma el quintil entre Mercurio y Neptuno, un gran talento para captar y entender las necesidades del otro.

La persona con este patrón parece tener una dirección clara en su vida. Tiende a enfocar la energía del planeta guía, la Luna, en las actividades que realiza. Se implicará emocionalmente, poniendo el alma en cada tarea. Al hallarse domiciliada en el signo de Cáncer, mostrará una actitud protectora, con inclinación a proporcionar cuidados y al servicio público en general. La conjunción entre la Luna y Plutón enmarca esa actividad en un periodo de grandes avances de la medicina que tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XX.

Esa Luna focal también busca popularidad. Christiaan Barnard poseía un gran carisma y una capacidad innata para conectar con la gente. En sus apariciones ante los medios de comunicación, eludía el uso de la jerga médica para llegar más fácilmente al público. Fue el médico más famoso de su época.

En 1955, consiguió una beca para estudiar cirugía general en la Universidad de Minnesota (EE UU), algo que, según él, le cambiaría la vida, pues fue entonces cuando comenzó su entrenamiento y familiarización con la técnica de los trasplantes. Por aquellas fechas, el Ascendente hacía conjunción con la Luna por direcciones de arco solar, y Marte ˗el planeta relacionado con la cirugía˗ con Urano en casa X, activando toda esa energía del patrón planetario. Una vez que la locomotora toma impulso, es casi imposible detenerla.

 

DAS 1955_2

El símbolo sabiano del grado que ocupa la Luna, 2º de Cáncer, es «Un hombre suspendido sobre un área extensa». Esta imagen evoca la capacidad del hombre para alcanzar un nivel de conciencia elevado, para conseguir una visión amplia de la realidad, que abarque todas las posibilidades, asumiendo los efectos que de ellas pudieran derivarse. En un sentido positivo, la persona debe saber mantener la calma y el buen juicio para evaluar la situación y, a partir de ahí, actuar con cautela, teniendo en cuenta que todo está interconectado. Después de practicar durante años el trasplante de corazón con animales, consideró que había llegado el momento de dar el salto y hacerlo con seres humanos. La proeza de aquel primer trasplante le proporcionó a Christiaan Barnard una enorme popularidad. «El sábado yo era un cirujano en Sudáfrica poco conocido. El lunes ya era una celebridad mundial».

Urano, el otro planeta limítrofe el patrón, el que está situado en el último lugar, forma parte también de ese determinador focal que es el gran trígono de agua. Se encuentra en conjunción con el Medio Cielo, su lugar en el mundo, en la posición más elevada de la carta, mostrando una imagen pública relacionada con el ámbito de la investigación y la experimentación. Sus trabajos en la cirugía del corazón le proporcionaron menciones y honores por parte de numerosas universidades y centros hospitalarios, y supusieron un salto cualitativo para la cirugía cardiaca.

El símbolo sabiano de Urano, 10º de Piscis, es «Un aviador en las nubes». Esta imagen nos orienta sobre el poder del hombre para superar las dificultades, adoptar perspectivas diferentes y poder trascender la realidad más inmediata, así como sobre el valor para adentrarse en lo desconocido, explorar otros campos y buscar nuevos retos. La imagen hace hincapié en la curiosidad y en el arrojo necesario para asumir situaciones de riesgos, algo que se ve favorecido por la falta de planetas en signos de tierra. La clave está en conseguir una buena perspectiva y, desde ahí, observar detenidamente todo para actuar en consecuencia. Hay que cuidarse de no perder la cabeza.

El 3 de diciembre de 1967 se llevó a cabo el primer trasplante de corazón en un humano. El doctor Barnard relató así cómo se sintió ante aquella trascendental experiencia:

Mi momento de la verdad, el momento en que la enormidad de todo esto realmente me golpeó, fue justo después de que extraje el corazón de Washkansky. Miré hacia abajo y vi ese espacio vacío… la constatación de que había un hombre tendido frente a mí sin corazón, pero aún con vida, creo que fue el momento más impresionante.

La carta del doctor Barnard estaba activada de la forma siguiente:

  • Por tránsito, Urano hacía trígono a su Ascendente.
  • Por direcciones primarias, Plutón se encontraba en conjunción con el Ascendente y el Sol hacía un trígono a Marte.
  • Por progresiones secundarias, Marte estaba en conjunción con Urano en la casa X.

 

Trans 1967 2

 

DP 1er trasplante 3

PS 1967 2

La operación fue un éxito, pero el paciente murió dieciocho días después a consecuencia de una neumonía. El gran paso se había dado; después vendrían más trasplantes.

Venus, regente de la carta, se encuentra retrógrado, algo poco frecuente, ya que ocurre cada dieciocho meses aproximadamente. El planeta se halla también fuera de los límites de declinación, a 27S01’, bastante alejado de la zona de influencia del Sol, un lugar en el que expresa su energía de manera inusual. Se trata de una Venus muy particular que mostrará un comportamiento diferente del que cabría esperar, lejos de las habituales convenciones, a veces, incluso, de manera extrema. Se encuentra en la casa VII, la casa de las asociaciones. El doctor Barnard mantuvo varias relaciones, algunas de ellas poco convencionales, con mujeres mucho más jóvenes que él. Tanto sus parejas, como sus pacientes, se salían un poco de los cánones establecidos. Por otro lado, la ausencia de oposiciones en la carta nos muestra a un nativo con una visión subjetiva de sí mismo y de las relaciones.

Venus y Marte forman el sextil más exacto de la carta. Estos dos planetas con órbitas adyacentes a la Tierra representan, entre otras cosas, los asuntos prácticos de la actividad. Marte es el planeta que indica la forma en que comenzamos las cosas y Venus el modo en que las acabamos; juntos integran el departamento de la eficacia. Este sextil nos está indicando una habilidad práctica, un ingenio para perfeccionar el trabajo iniciado, ganándose con ello la confianza de los que lo rodean. La cirugía es una especialidad médica que requiere de una gran destreza manual para llevarse a cabo. El doctor Barnard era conocido como el «hombre de las manos de oro» por su pericia a la hora de realizar un trabajo tan delicado y exigente.

La cuadratura entre Venus y Urano es el aspecto tenso más exacto de la carta, su foco dinámico, el que indica la principal dificultad del nativo. Su reto vital consistirá en buscar una expresión constructiva de esta cuadratura; en este caso, deberá encontrar la forma de acabar las cosas para conseguir un resultado único y ser alguien realmente innovador. Ese refinamiento le dio un punto de originalidad. El doctor Barnard fue un auténtico innovador en su disciplina.

El símbolo sabiano de Venus es el 10º de Sagitario, «Una diosa de la oportunidad con cabellos dorados». La imagen nos presenta a la oportunidad como algo realmente valioso y fascinante: una diosa con cabellos dorados. La ocasión propicia aparece cuando alguien es capaz de confiar en sus propias posibilidades. Estar en el sitio adecuado en el momento justo, y saber aprovecharlo, es fundamental para conseguir un propósito. El individuo con una mente abierta sabe detectar esa oportunidad de oro. La palabra clave es recompensa.

El segundo trasplante se llevó a cabo tan solo unos días después del primero. Esta vez el donante era un hombre negro que había muerto de manera repentina a consecuencia de un derrame cerebral. A pesar del gran riesgo que suponía desafiar al régimen del apartheid –las transfusiones interraciales estaban prohibidas por la ley–, se atrevió a trasplantar el corazón de este hombre en el cuerpo de un blanco; era la única posibilidad de salvar a su paciente, que se encontraba en una situación crítica. Este episodio casi le cuesta la cárcel. La segregación racial llegaba a tal extremo que el receptor del corazón, el paciente blanco que logró sobrevivir durante más de año y medio, fue rechazado por parte de su familia.

El Sol está en el signo de la creatividad, en la casa VI, la del servicio y de la enfermedad, por lo que su propósito vital se centra precisamente en los asuntos de esta casa. Se encuentra en el grado 15º 33’ de Escorpio, una zona de máxima concentración de fuerza relacionada con el poder, a la que Dane Rudhyar llamó avatar. Marie Curie también tenía al Sol en idéntico lugar, a tan solo un grado de distancia. Estos dos científicos han destacado por sus trascendentales contribuciones al mundo de la investigación médica. Sus respectivos trabajos supusieron aportaciones muy valiosas al colectivo.

El símbolo sabiano de ese Sol es: «La cara de una niña que se echa a reír». Este símbolo revela la felicidad, el optimismo, la manifestación de una personalidad abierta, afable y de naturaleza sociable. Su expresión nos remite de manera directa a la imagen que tenemos de Christiaan Barnard con su característica sonrisa.

Llegó a realizar más de 140 trasplantes a lo largo de su carrera, cada vez con mejores resultados. En 1983 abandonó los quirófanos a consecuencia de la artritis que padecía. Por aquellas fechas, Urano por tránsito hacía conjunción con Venus y cuadratura con el Medio Cielo. Por su parte, Saturno y Plutón transitaban por la conjunción entre Mercurio y Júpiter.

Trans 1983 2

La muerte le sobrevino de manera repentina a consecuencia de una crisis asmática el 2 de septiembre de 2001. Por direcciones de arco solar, Urano hacía conjunción con el Ascendente y Plutón una cuadratura a la Luna. Por tránsitos, Neptuno estaba en conjunción con Marte.

DAS Muerte 2

Trans muerte 2

 

Bibliografía

BARNARD, Christiaan: On Life. George G. Harrap & Co. Ltd.; edición, 1970.

JANSKY, Robert C.: Planetary Patterns. Astro-Analytics Pubs, 1977.

ROCHE, Diana Elaine: The Sabian Symbols: A Screen of Prophecy. Astrology Classics, 2010.

RUDHYAR, Dane: Astrología de la personalidad. Ed. Kier, 1989.

SULLIVAN, Erin: Retrograde Planets: Traversing the Inner Landscape, Weiser Books, 2000.

 

© 2019 Mercurio Estacionario

2 comentarios sobre “Christiaan Barnard, el pionero de los trasplantes de corazón

  1. Muchas gracias por este estudio minucioso sobre Christiaan Barnard que no conocía hasta ahora. Varios aspectos que describe no llego a captar o entender por falta de conocimientos, no obstante algunos aspectos fueron reveladores para mi, como la cuadratura Urano Venus que requiere su expresión constructiva o cómo la luna se convierte en el planeta focal al encontrarse al principio del tercio vacío de la carta natal. Otros aspectos no he podido entender, como cuando habla de la conjunción entre Luna y Plutón que están desde mi punto de vista muy separados (casi 11 orbes). Plutón es expansivo y rompe los límites, desde allí lo puedo entender, ya que Barnard ha logrado grandes avances para su tiempo y ha marcado un antes y después ¿Pero esto no tiene que ver más bien con su unión en el gran trígono hacia el MC y Urano y el Sol en casa 7 en vez de una débil conjunción Luna focal/Plutón? Dejo aquí la pregunta cómo una reflexión mía sin tener los conocimientos suficientes para poder debatir sobre esta cuestión y agradezco como nos deja participar con sus conocimientos impecables.
    saludos cordiales, Max

    Me gusta

    1. Muchas gracias por sus comentarios. La Luna y Plutón están a menos de 10º de orbe, pero en el caso de la Luna se puede conceder un orbe de 12,5º. En cuanto al apunte que hago sobre Plutón, me refiero a él como al aportación del individuo a su momento histórico o generacional.
      Un cordial saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s