Planetas fuera de los límites

«Toda actividad tiene lugar en la eclíptica, por eso todos los planetas y asteroides deben relacionarse con ella tanto por longitud como por declinación.»

 

La frase que encabeza este artículo pertenece a la astróloga norteamericana Kt Boehrer, que en 1994 publicó la obra Declination: The Other Dimension, en la que recogía las investigaciones realizadas durante más de veinte años sobre los planetas que alcanzan un grado de declinación superior al del Sol, y en la que introducía por primera vez el concepto de planeta fuera de los límites. A partir de entonces, bastantes astrólogos han continuado investigando sobre ello y lo han incorporado a sus interpretaciones.

Empezaremos por repasar algunos conceptos básicos para centrar el tema.

Llamamos eclíptica al trazado del recorrido anual que realiza la Tierra en su movimiento de traslación alrededor del Sol, aunque desde el punto de vista geocéntrico el que parece moverse es el Sol. La astrología se sirve de las coordenadas eclípticas en términos de longitud como referencia para indicar la posición de los planetas, asteroides o cualquier otro punto de la carta; por eso afirmamos en un momento dado que Mercurio está a 10º de Leo o que Venus se encuentra a 3º de Piscis. A la vez que se produce el movimiento de traslación, la Tierra realiza el de rotación, esto es, gira sobre su propio eje de oeste a este marcando los días y las noches. El eje de rotación es perpendicular al plano del ecuador que se encuentra ligeramente inclinado con respecto al de la eclíptica, tal y como aparece en el siguiente gráfico.

Ecliptica y ecuador
Gráfico 1

Al proyectar el plano del ecuador sobre el de la eclíptica, obtendremos el ángulo de declinación, tanto norte como sur. La medida de este ángulo varía según el momento del año en que nos encontremos, y va desde 0º hasta alcanzar una declinación máxima de entre 23º26’ y 23º28’, según el año. El hecho de que el plano de la eclíptica y el ecuador celeste no estén alineados da lugar, entre otras cosas, a las estaciones del año. Existen dos puntos de intersección entre el plano de la eclíptica y el del ecuador celeste que coinciden con los equinoccios, momento en que el Sol atraviesa el 0º de Aries o punto vernal, la primavera en el hemisferio norte, y también cuando atraviesa el 0º de Libra, cuando comienza el otoño. Por el contrario, la máxima declinación entre estos dos planos, su mayor grado de alejamiento, se alcanza durante los solsticios, cuando el Sol transita por el 0º de Cáncer o por el 0º de Capricornio, en el inicio del verano y del invierno respectivamente en el hemisferio norte. Desde nuestro punto de vista geocéntrico, cada año el Sol realiza todo su recorrido por la eclíptica de forma regular, marcando los estándares de referencia, el mínimo y el máximo de declinación que tomamos como base. La posición por longitud del Sol con respecto a la eclíptica en un momento determinado va asociada a un mismo grado de declinación, con un estrecho margen de diferencia de un año a otro. Así, si el Sol está a 25º de Cáncer, siempre tendrá una declinación aproximada de 21ºN07’ con escasos minutos de desviación.

eclip_ecua
Gráfico 2

Si para indicar la posición de un planeta aludimos únicamente a su localización con respecto a la eclíptica en términos de longitud, lo estamos limitando a una realidad plana. La medida de la declinación de un cuerpo celeste, su grado de proximidad al ecuador considerando su emplazamiento norte o sur, es otro modo igualmente significativo para referenciar la posición de un astro. Aunque de forma habitual no se haga alusión a este dato, su trascendencia es tal que la diferencia entre una luna nueva y un eclipse viene determinada por el grado de declinación que ocupen las luminarias en ese instante, ya que el Sol y La Luna durante el eclipse solar deben encontrarse en conjunción, pero también en paralelo de declinación para que el eclipse sea efectivo. En el caso del eclipse lunar, la luminarias se hallan en oposición y contraparalelo. Dos cuerpos celestes se pueden encontrar en conjunción eclíptica sin estar necesariamente en paralelo de declinación y, a su vez, dos astros que se encuentran en aspecto de oposición no tienen por qué estar en contraparalelo.

Las declinaciones máximas que alcanza el Sol coinciden con las latitudes de los trópicos: el trópico de Cáncer en el hemisferio norte y el de Capricornio en el hemisferio sur. La siguiente ilustración muestra los límites de las latitudes tropicales en la esfera celeste.

Captura de pantalla 2019-04-05 a las 12.48.41
Gráfico 3

El Sol es el principio organizador del zodiaco alrededor del cual giran todos los planetas. Toda esa área que transita el Sol anualmente, podemos considerarla como de su dominio, un espacio de actividad previsible. La mayor parte del tiempo, tanto la Luna como los demás planetas del sistema solar, se mueven dentro de ese margen de espacio, pero en determinadas ocasiones pueden alcanzar una declinación superior a la del Sol. Es en ese momento cuando decimos que el planeta se encuentra fuera de los límites, y su comportamiento no responde a las convenciones establecidas, sino que cae al margen de lo previsible. No reconocen los márgenes habituales y tienden a expresarse de una forma original, extrema o simplemente diferente. Su energía va más allá de lo que es predecible en intensidad o en cualidad de lo que cabría esperar. No se trata de que sea mejor o peor, sino que es diferente. Puede mostrarse como un talento o una capacidad innata potenciada o, por el contrario, esa energía podría manifestarse de manera poco adecuada, torpe o maliciosa. En cualquier caso, su comportamiento llamará la atención por lo inusual.

No todos los planetas atraviesan esa línea roja marcada por el máximo grado de declinación solar, de hecho, no se tiene constancia de que Saturno o Neptuno hayan estado en alguna ocasión más allá de esos límites. En cambio, la Luna y el resto de los planetas –dejaremos de lado a los asteroides en este estudio– lo hacen con mayor o menor frecuencia, llegando a sobrepasar alguna vez los 28º. El planeta que más veces se encuentra fuera de los límites es Marte, que lo hace durante el 17% del tiempo; a continuación, se encuentra la Luna, que atraviesa los límites durante el 15%, seguida de Mercurio el 13%, después Venus el 12%, Plutón el 10%, Urano el 8% y, por último, Júpiter que solo está más allá de los trópicos un 1% de su tiempo.

La interpretación del planeta fuera de los límites deberá realizarse siempre dentro del contexto general de la carta, tomando en consideración el signo y la casa que ocupa, los aspectos que realice, etc. El énfasis también vendrá determinado por su relevancia en el conjunto del mapa; así, por ejemplo, si el planeta es el regente del Ascendente, la expresión de su energía afectará a la personalidad del individuo en general. Cuanto mayor sea el grado de declinación alcanzado por el planeta, más evidente será la anomalía de su comportamiento.

En una misma carta, puede haber más de un planeta que sobrepase los límites de forma simultánea. Un caso extremo es el líder espiritual indio, Bhagwan Shree Rajneesh, Osho, que tenía nada menos que cuatro planetas fuera de los límites: la Luna, Mercurio, Venus y Marte.

La progresión de la carta irá indicando variaciones en la declinación de los planetas que podrán afectar a la vida del individuo en un momento determinado.

Pasaremos ahora a analizar cómo se manifiestan los planetas cuando alcanzan declinaciones extremas. La mayoría de los casos que veremos serán de personajes que han destacado, pero también haremos referencia a algunos acontecimientos históricos relevantes.

LUNA

Cuando la Luna se encuentra fuera de los límites, las emociones cobran una intensidad extrema. Con frecuencia estos individuos muestran una gran intuición y capacidad empática, pero el exceso de emoción los puede llevar a sentirse desbordados e incapaces de controlar sus vidas, haciéndolos reaccionar de manera exagerada ante cualquier situación. Los estados de ánimo son muy inestables, con cambios de humor bruscos. En casos extremos, estos vaivenes emocionales pueden conducirlos al padecimiento de trastornos psicológicos como irritabilidad, aislamiento, ansiedad o depresión. Se trata de personas con una gran vulnerabilidad, como era el caso del cantante Kurt Cobain, que tenía la Luna a 27ºN7’, y cuya vida emocional fue como una montaña rusa que lo condujo a padecer episodios depresivos de manera recurrente. Por otro lado, esta extraordinaria sensibilidad resultó inspiradora en su labor creativa, en el momento de componer sus canciones.

Con Ascendente Cáncer, Albert Einstein tenía una personalidad altamente sensible que lo llevaba aislarse con frecuencia. Con la Luna en casa VI, se sentía bien sobre todo trabajando. Se dice que padecía síndrome de Asperger que le dificultaba en gran medida la interacción social. A Calígula y Joseph Goebbels, que tenían también a la Luna fuera de los límites, se les ha llegado a achacar trastornos psicológicos, incluso al propio Sigmund Freud.

A veces, la Luna en esta posición puede estar indicándonos algún desorden alimenticio. Montserrat Caballé, con la Luna a 23°S45′ en conjunción con su Ascendente, tenía un problema de obesidad. La cantante Adele, que tiene a la luna a 28ºS28’, también ha manifestado la necesidad de controlar su dieta por su tendencia al sobrepeso desde muy temprana edad.

Otros personajes con la Luna fuera de los límites son: Francisco de Goya, Aleksandr Pushkin, George Eliot, Charles Baudelaire, Thomas Mann, Alfonsina Storni, Federico García Lorca, Marguerite Duras, Édith Piaf, Violeta Parra, Osho, Mario Vargas Llosa, Stephen King, Pedro Almodóvar y Amy Winehouse.

MERCURIO

Los individuos con Mercurio fuera de los límites poseen una mentalidad innovadora, una forma de pensar que difiere de los planteamientos convencionales, algo que puede expresarse a través de una gran creatividad. Sus ideas resultan poco ortodoxas o, al menos, peculiares. Son personas ingeniosas, capaces de dar propuestas más originales que las habituales, de cuestionar el paradigma y de proponer distintos enfoques a una misma realidad. Tener a Mercurio fuera de los límites también podría manifestarse como una tendencia a la verborrea, inconstancia de carácter, hiperactividad o percepción distorsionada del mundo como pueden ser obsesiones o paranoias. La línea que separa la genialidad del trastorno psicológico es extremadamente sutil.

En esta categoría, encontramos a personajes que han realizado grandes aportaciones en el área del lenguaje, como es el caso del lingüista George Lakoff, conocido por sus investigaciones sobre la gramática cognitiva, con Mercurio a 25ºN24’ de declinación. También lo tenía fuera de los límites el pedagogo francés Louis Braille, que inventó el sistema de lectoescritura para invidentes que lleva su nombre, permitiendo así el acceso a la información a millones de personas con discapacidad visual. El científico británico Alan Turing descifró los códigos secretos de comunicación del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial y es considerado como uno de los padres de la informática, tenía a Mercurio a 24°N51′.

En ocasiones, Mercurio fuera de los límites puede manifestarse en forma de dificultad para expresarse con fluidez. El rey George VI de Inglaterra tenía una marcada tartamudez, que le condicionaba enormemente a la hora de expresarse en público. Logró superarla gracias a la ayuda de un logopeda que, trabajando con métodos poco convencionales, consiguió que corrigiera este trastorno del lenguaje.

Dentro de este apartado, podemos citar a personajes destacados tan dispares como: Nerón, Martín Lutero, Johannes Kepler, Voltaire, Robespierre, Beethoven, Gustave Eiffel, Paul Gauguin, Marie Curie, Thomas Mann, José Ortega y Gasset, Lázaro Cárdenas, Marcel Proust, Mario Soares, Osho, Bob Dylan, Donald Trump, Tom Hanks Elon Musk.

VENUS

Cuando Venus alcanza una declinación fuera de los límites, su naturaleza puede expresarse a través de un gran talento artístico, un original sentido estético o quizás un excesivo interés por entablar relaciones que podría llevar a patrones de comportamiento de conquista compulsiva. En algunos individuos, se manifiesta en un especial sentido práctico o interés por los bienes materiales.

Un acontecimiento que cambió el rumbo de la historia de los últimos años fue la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989. La reunificación de Alemania, que había estado dividida durante décadas, supuso en cierta medida el fin de la Guerra fría y un cambio en las relaciones entre los dos bloques. Venus y Urano se encontraban ese día fuera de los límites.

Venus en esta posición indica en ocasiones una fuerte sensualidad, como en el caso de Josephine Baker, que fue una artista muy rompedora en su puesta en escena, al igual que Tom Jones con los inconfundibles movimientos de caderas que acompañaban sus actuaciones y que estaban cargados de erotismo. Por su parte, Rodolfo Valentino, uno de los galanes de cine más célebres de Hollywood, considerado un símbolo sexual de la época, tenía a Venus fuera de los límites.

El artista colombiano Fernando Botero, que dibuja y esculpe figuras femeninas de gran volumen y con formas exageradamente redondeadas, tiene a Venus a 26ºN00’.

Otros personajes célebres que comparten este rasgo son: Honoré de Balzac, Aleksandr Pushkin, Louis Pasteur, Nikola Tesla, Rainer Maria Rilke, Gabriela Mistral, Charles Chaplin, Alfonsina Storni, Federico García Lorca, Alan Turing, Dylan Thomas, Frank Sinatra, Judy Garland, Christiaan Barnard, María Callas, Osho, Ferran Adrià Adele.

MARTE

Marte puede mostrarse como una energía fuera de todo control, a veces incluso acompañada de violencia cuando se encuentra en una declinación extrema. El planeta estaba fuera de los límites en momentos de la historia reciente en que ocurrieron episodios trágicos. El 7 de abril de 1912 el Titanic iniciaba su trágica travesía, en ese momento tanto Marte como la Luna se encontraban fuera de los límites de declinación. El 17 de julio de 1936, fecha del estallido de la Guerra Civil española; el 1 de septiembre de 1939 cuando se inició la Segunda Guerra Mundial o el 11 de septiembre de 2001, durante el atentado contra las torres gemelas de Nueva York.

En las cartas natales, Marte puede expresar un singular espíritu de lucha, valentía o capacidad de liderazgo. Es el caso de personalidades como Martin Luther King, Malcolm X, Mijaíl Gorbachov, Angela Merkel Vladimir Putin. En sentido negativo, lo encontramos en asesinos: Pol Pot, líder de los jemeres rojos y responsable del genocidio de Camboya, tenía a Marte a 24N32’.

La energía de este planeta está muy ligada al deporte y, dentro de esta categoría, podemos citar al campeón de automovilismo Emerson Fittipaldi, a Diego Armando Maradona o al tenista Rafa NadalChristopher Reeve, el actor que encarnaba a Superman en el cine, era también un gran deportista, y tenía a Marte a 24ºS54’.

No es raro encontrar casos en los que se manifiesta a través de un cierto grado de temeridad: James Dean, John F. Kennedy Jr. Jean Claude Van Dame.

Los padres de la astrología moderna, Alan Leo, Marc Edmund Jones y Dane Rudhyar, tenían a Marte fuera de los límites de declinación.

Otros personajes con Marte fuera de los límites son: Jean-Baptiste Morin de Villefranche, Johann Wolfgang Goethe, David Livingstone, Karl Marx, Leopoldo II de Bélgica, Thomas Edison,  Roald Amundsen, Porfirio Díaz, Juan XXIII, Lázaro Cárdenas, Al Capone, Josephine Baker Barbra Streisand.

JÚPITER

De todos los planetas que exceden los límites de declinación, Júpiter es el que los sobrepasa en menos ocasiones, solo alrededor de un 1% del tiempo. Apenas se encuentran ejemplos de este fenómeno entre los que cabría esperar políticos, juristas o religiosos que hubiesen destacado por su originalidad.

La pastora portuguesa Lucía dos Santos, visionaria de la virgen de Fátima, había nacido con Júpiter a 23ºN31’ de declinación, exaltado en Cáncer en la casa IX, junto con Neptuno y la Luna. El Júpiter de la carta del filósofo alemán Martin Heidegger se encontraba a 23ºS29’; su influencia en el pensamiento del siglo XX es innegable.

También tenían a Júpiter fuera de los límites María I de Inglaterra, Catalina la Grande, Hester Thrale, Gustavo Adolfo Bécquer Nat King Cole.

URANO

Con Urano fuera de los límites se enfatiza cualquier muestra de originalidad o de genio experimentativo. Johannes Kepler, el matemático y astrónomo del Renacimiento que sentó las bases de la astronomía moderna con el enunciado de sus leyes, en las que describía el movimiento de los planetas alrededor del Sol, tenía a Urano –además de a Mercurio–­ fuera de los límites. Salvador Dalí era conocido por su personalidad excéntrica y provocadora, que también plasmaba en sus creaciones surrealistas. Albert Hofmann, el químico que descubrió el LSD de manera accidental mientras experimentaba en un laboratorio buscando nuevos medicamentos, y cuyo hallazgo influyó en toda una generación tenía a Urano a 23ºS36′. Stephen King escritor de novelas de ciencia ficción tiene a Urano a 23ºN30’. También tenían a Urano fuera de los límites dos grandes artistas renovadores del flamenco, como el guitarrista Paco de Lucía, y el cantaor Camarón de la Isla. En esta misma línea se encuentra el cantante y compositor Joaquín Sabina; tanto su obra como su personalidad son transgresoras. El asesino en serie que desfiguraba la cara de sus víctimas conocido como Jack el destripador tenía a Urano a 23N37’. El millonario Howard Hughes ha pasado a la historia por sus excentricidades además de por sus innovaciones en el campo de la aviación.

H. G. Wells, Louis Pasteur, Josephine Baker, Adolf Eichmann, Viktor Frankl, Ramón María del Valle-Inclán, Meryl Streep, Lionel Messi y Adele nacieron con Urano fuera de los límites.

PLUTÓN

Plutón es el otro planeta transpersonal que, junto con Urano, sobrepasa los límites de declinación. Relacionado con la extensión de la conciencia, revela la propia respuesta del individuo al momento generacional, su contribución al pensamiento de la época. Plutón encierra en sí una esencia transformadora cuyos efectos van más allá del propio sujeto. Su huella es mucho más profunda, pudiendo llegar a influir en todo un modo de pensamiento con nuevas ideas filosóficas.

Las bombas atómicas que cayeron sobre Japón marcando el final de la Segunda Guerra Mundial fueron lanzadas mientras Plutón se encontraba fuera de los límites.

Leonardo da Vinci, con Plutón a 25°N55′, se le considera el prototipo del hombre humanista que encarnó los ideales del Renacimiento italiano. Dominaba distintos ámbitos del conocimiento, tanto en artes como en ciencia e ingeniería.

Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón nacieron ambos con Plutón fuera de los límites; durante su reinado sentaron las bases para que España se convirtiera en el país más poderoso del mundo. Dentro de esta misma categoría, cabe citar a otro personaje de la época, Cristóbal Colón, que tenía a Plutón a 25ºN08’.

Siglos más tarde, encontramos a Simón Bolívar, figura histórica de gran trascendencia para el continente americano. Llamado el Libertador, promovió el movimiento de emancipación latinoamericana que culminó con la independencia de dichos países. Su sueño era crear una gran nación con los países liberados. También destaca la figura de José de San Martín, que lideró la independencia de Argentina, Chile y Perú.

En épocas más recientes, encontramos a Plutón fuera de lo límites en Stephen Hawking, que dejó un valioso legado a la comunidad científica gracias a sus aportaciones teóricas a la física. El físico británico dedicó su carrera al estudio del origen del universo, de los agujeros negros y al estudio e interpretación de la teoría de la relatividad.

Otros personajes con Plutón fuera de los límites son: VoltaireAretha Franklin, Muhammad Ali, Plácido Domingo, Amos Oz, Bob Dylan, Paul McCartney, Mick Jagger, Felipe González, Donald Trump, George Lucas, George Lakoff, Elton John Meryl Streep.

 

Bibliografía

BOEHRER, Kt: Declination: The Other Dimension. American Federation of Astrologers, Inc., 1994.

CASTELLANOS Eduardo: Los planetas fuera de los límites

FORREST, Steven: «The Out of Bound Moon”, The Mountain Astrologer, June 2010.

JAYNE, Charles: The Best of Charles Jayne. American Federation of Astrologers, Inc. 2009.

WELCH, Pamela: «Those Wild Out-of-Bounds Planets», The Mountain Astrologer, June/July 2001.

WESTIN, Leigh: Beyond the Solstice by Declination. Cheminée, 1999.

 

© 2019 Mercurio Estacionario

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s