Salvador Puig Antich, un chivo expiatorio del franquismo

Los últimos años de la dictadura de Franco estuvieron marcados por un recrudecimiento de la conflictividad social, acompañado de una férrea represión del Estado. Este periodo coincidió con el surgimiento de organizaciones clandestinas, que actuaban de una forma u otra contra al régimen político. Uno de estos grupos fue el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) de corte anarquista, en el que militaba Salvador Puig Antich, que se convertiría en el último español ejecutado por garrote vil.

Salvador Puig Antich había nacido en Barcelona el 30 de mayo de 1948 a las cuatro y veinticinco de la tarde. Era el tercero de los seis hijos de una familia de clase media. Casualmente, el padre de Salvador también había sido condenado a muerte tras la guerra civil, pero su pena fue conmutada en el último momento.

SPA.png

Los planetas de esta carta se hallan agrupados en dos áreas de la carta opuestas entre sí a modo de balancín o reloj de arena, que es el modelo planetario que aparece dibujado. Las personas con este patrón muestran una gran capacidad para adaptarse a cualquier situación nueva que se les pueda presentar. El reloj de arena tiende de manera natural a ir buscando un equilibrio entre un lado u otro de la carta; en este caso, entre el hemisferio norte y el sur, es decir, su vida personal y la participación social, aunque aquí queda resaltada la labor pública, ya que hay un peso importante en el hemisferio sur: ocho planetas se encuentran situados por encima del horizonte.

Las oposiciones que conectan ambos hemisferios indican la disposición natural del nativo en signos mutables, que viene a incidir aún más en el interés en las relaciones y el intercambio de ideas. Estos individuos tienden a considerar puntos de vista distintos a los suyos, les gusta debatir e intentan llegar a acuerdos. Durante su estancia en prisión, Salvador Puig Antich entabló una gran amistad –de la que ha quedado constancia– con el funcionario de prisiones Jesús Irurre, encargado de su custodia, de convicciones totalmente opuestas.

Los dos planetas situados por debajo del horizonte disponen de toda la actividad de la carta. La cadena de disposiciones planetarias pasa primero por la Luna hasta llegar a Júpiter, dispositor final. La energía de este planeta impregna toda la actividad de la carta. Con Júpiter como planeta focal, el individuo se interesa por las cuestiones sociales, la justicia y la política, que él canaliza a través de la militancia en un grupo anarquista. Cuentan sus hermanas que, desde muy jovencito, Salvador había mostrado un alto sentido de la justicia y una tendencia clara a abogar por los pobres, adoptando, en ocasiones, una actitud paternalista. La ley y la justicia son entendidas de una forma subjetiva, ya que el planeta está retrógrado. Fue expulsado a mitad del año escolar del colegio por defender a un alumno que, en su opinión, había sido tratado injustamente por uno de los maestros. Este determinador focal está situado en casa III, la casa de las relaciones del entorno más cercano, de la mente concreta y de la comunicación. La expansión de Júpiter se realiza a través de la información y la comunicación de las ideas. El MIL se dedicaba a editar libros y panfletos destinados a apoyar la lucha obrera; se trataba de propaganda subversiva totalmente prohibida en España. Júpiter tiene dignidad por exaltación sobre el Medio Cielo, por lo que su trabajo contribuye a su proyección social y a su imagen pública.

El símbolo sabiano del grado que ocupa Júpiter, 27º de Sagitario, es «El escultor».Este símbolo remite al talento para crear nuestra propia realidad, a la materialización de nuestros sueños. La palabra clave es inmortalidad, es decir, la posibilidad de dejar un legado que nos trascienda. El énfasis está en desarrollar el potencial creativo en una obra que se hace para compartir con otros y para que perdure en el tiempo. En cierto modo, la imagen lleva aparejada la idea de responsabilidad, de toma de conciencia de cuáles son nuestros verdaderos deseos y las consecuencias que pueden derivarse de su materialización.

La oposición partil entre la Luna y Marte forma la base de una T cuadrada cuyo planeta focal es el Sol. Las dos luminarias que representan la vitalidad personal están en cuadratura, se trata de una pugna por la propia supervivencia. El planeta focal de la figura está en casa VIII; la militancia revolucionaria se convierte en una lucha vital que acabará con una condena a muerte que no podrá eludir.

El símbolo sabiano del grado que ocupa el Sol, 10º de Géminis, es «Un avión que cae en picado». La palabra clave es crisis. La imagen nos remite a la audacia del hombre que desafía el peligro, sin miedo a las posibles consecuencias. Mostrar la pericia suficiente para recuperar el control en una situación de riesgo, y salir airoso de ella, cuando parece que todo está perdido. En sentido negativo alude a llevar las situaciones hasta un punto sin retorno, sin ser verdaderamente consciente de las propias limitaciones: atracar bancos para financiar la propaganda de un movimiento clandestino en la dictadura franquista conllevaba un enorme riesgo. En este caso las consecuencias fueron fatales.

El planeta más elevado de la carta es Plutón, que se encuentra en conjunción con Saturno y fuera de los límites de declinación. Estos dos planetas juntos señalan una ambición por cambiar las estructuras sociales, que puede expresarse a través de un enfrentamiento con el poder establecido. La conjunción puede también encerrar una enorme carga de violencia y destrucción, a veces a gran escala; en este caso, con repercusión social. Ambos están en zona avatar, en el segundo decanato del signo fijo de Leo. Se trata de una zona de máxima liberación de energía. Cuando esos grados están activados en el mapa zodiacal, al individuo le toca responder de alguna manera a una necesidad del colectivo. En ocasiones, la respuesta puede resultar nefasta: Salvador Puig Antich sirvió de chivo expiatorio para el régimen franquista. El asesinato del presidente del Gobierno, Carrero Blanco, en mitad de su proceso judicial, aceleró la sentencia y su posterior ejecución, serviría para aplacar a la derecha más radical que clamaba venganza. Cuando Salvador se enteró de que se había producido un atentado contra el jefe del Gobierno, dijo «Esa bomba también me ha matado a mí».

La casa IX, la de la mente superior, la justicia y la ideología, es la que más planetas acumula y todos ellos están fuera de los límites de declinación, su energía se expresa de una manera extrema. Urano en la cúspide ya nos está indicando que sus idas eran poco ortodoxas en relación con su entorno. Las estructuras morales imperantes no le sirven, propone una ruptura total con ellas, algo que encaja muy bien con los planteamientos anarquistas. La oposición partil con Júpiter dificulta el control de esa energía. Su hermana Inma Puig dice de él: «Era un inconformista; quería cambiar esta sociedad, que le parecía injusta». Esta casa también representa los asuntos legales. Salvador Puig Antich fue juzgado por un tribunal militar, en un consejo de guerra, algo totalmente desproporcionado y fuera de lugar. Venus, regente de la carta, se encuentra en el punto medio Sol/Plutón, que se relaciona con el deseo de poder, y también con el martirio, el peligro vital a causa unas ideas.

El símbolo sabiano del grado que ocupa Venus, 11º de Cáncer, es «Un payaso haciendo muecas». La imagen del payaso gesticulando para hacernos reír alude a la puesta en escena de un personaje que representa una situación que no es real, cuyo fin es entretener y divertir a la audiencia. En sentido negativo, puede referirse a la escenificación de una farsa. Alguien, tras una máscara, está haciendo de títere para otros, sin representar algo que tenga que ver con la realidad, ya que todo es una farsa, un espectáculo. El juicio al que fue sometido estaba lleno de irregularidades en la instrucción. Se le negó el elemental derecho a la defensa. La sentencia estaba prácticamente decida antes de que se iniciara el juicio. La palabra clave es inimitable. Simplemente se estaba representando una parodia, algo que era falso y que solo sirvió para contentar a los grupos adeptos al régimen más involucionistas. La hermana de Salvador se refiere así a la situación vivida por su hermano: «un Tribunal Militar se avino a representar una farsa de juicio contra nuestro hermano y lo condenó a muerte para contentar a los sectores más sedientos de sangre del final del franquismo».

El foco dinámico de su personalidad viene indicado por la cuadratura entre Neptuno y Venus, el aspecto tenso más exacto de la carta. El sacrificio y la entrega en pos de unos ideales y valores, primero desde la clandestinidad y después desde la cárcel, casa XII. Este idealismo lo llevó a asociarse en un grupo clandestino y a buscar recursos atracando bancos. Este nativo es un cooperador con un claro interés grupal, tal como se ha dicho de él: «Salvador era un idealista con ganas de cambiar el mundo. Luchaba por lo que creía».

Su química mental es cauta. Con la Luna lenta y Mercurio occidental al Sol, a este individuo le cuesta reaccionar ante situaciones que requieren una repuesta rápida y efectiva, ya que necesita un tiempo de reflexión y, si no lo tiene, tiende a bloquearse, no es ágil mentalmente ante situaciones de emergencia; puede responder de manera confusa ante la precipitación, sin pensar en las consecuencias. Tras su detención el 25 de septiembre de 1973, se produjo un forcejeo durante el cual tuvo lugar un tiroteo. Salvador disparó sin saber muy bien dónde apuntaba. El fuego cruzado acabó con la vida de uno de los policías. Los demás señalaron a Salvador como único culpable de su muerte. Poco después se constituye el consejo de guerra y comienza el proceso judicial sin las mínimas garantías, que acabará condenando a muerte a este joven activista.

En el momento de su detención, Neptuno procedente de casa XII, activaba la potente T haciendo cuadratura a Marte y a la Luna; Saturno estaba en conjunción con Mercurio, regente de casa IX y Urano estaba a punto de hacer la conjunción con al Ascendente.

Trans 1973

 

El día 2 de marzo a las 9:40 tuvo lugar su ejecución por garrote vil, un método calificado de medieval por el gobierno de los Estados Unidos. Por direcciones primarias, Mercurio, regente de la casa IX, la de los asuntos legales, estaba en conjunción con el Sol en casa VIII; era la orden para que la sentencia de muerte fuera ejecutada. A su vez, el Sol hacía cuadratura con Saturno y la Luna oposición a Plutón.

DPM

Por tránsitos, Urano estaba en conjunción con el Ascendente; Saturno en oposición a Júpiter y Neptuno en oposición partil al Sol, el planeta focal de la T-cuadrada. La Luna transitaba por su casa VIII.

Transito Muerte

Por progresiones secundarias, la Luna estaba opuesta a Saturno en casa IV.

———————————

Bibliografía

DOMINGO, Mila: Los grados avatar de la cruz fija del zodiaco.

JANSKY, Robert Carl: Planetary Patterns. Astro-Analytics Pubs., 1977.

JONES, Marc Edmund: Essentials of Astrological Analysis. Trafford Publishing, Lakehills, 2002.

ROCHE, Diana Elaine: The Sabian Symbols: A Screen of Prophecy. Astrology Classics, 2010.

https://salvadorpuigantich.info/

———————-

 

Foto de cabecera: Mural en memoria de Salvador Puig en Errekaleor.

De Txo – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58937796

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s