La disposición natural, el énfasis creado por las oposiciones

Las cualidades de los signos están íntimamente ligadas al ciclo de las estaciones del año, que vienen delimitadas por los solsticios y los equinoccios. Los signos cardinales corresponden al inicio de cada estación; poseen una energía dinámica y activa, con un carácter marcadamente emprendedor que impulsa a la acción. A estos les siguen los signos fijos que coinciden con los momentos de mayor concentración de energía, con la fase de apogeo de la temporada. Por último, los mutables señalan el final las estaciones; la flexibilidad y adaptabilidad de sus energías facilitan la transición hacia un nuevo comienzo.

La relación angular que se establece entre los planetas es un factor esencial que contribuye a perfilar la individualidad del nativo. Los aspectos activan la energía en una dirección u otra, según la distancia y el signo en que se encuentren. Mientras que los elementos de fuego, tierra, aire y agua dan lugar a los aspectos mayores de trígono y sextil; las cualidades –cardinal, fija y mutable– están ligadas a la cuadratura y a la oposición. Frente a la confianza que nos aportan los primeros, a los que consideramos armónicos y facilitadores, la energía generada por los aspectos tensos o disonantes es bastante más difícil de incorporar, ya que nos confrontan con facetas de nuestra personalidad que nos cuesta integrar. Su dinamismo nos impulsa a la acción en momentos de crisis, a través de los obstáculos y desafíos que encontramos. En el mejor de los casos, si conseguimos resolverlos con éxito, saldremos reforzados, además de con un mayor grado de autoconocimiento y dominio de nosotros mismos. Conforme vamos madurando y conformando nuestra personalidad, iremos también ajustando el modo de respuesta ante esa tensión, poco a poco se va configurando un patrón habitual de conducta, algo que se convierte en aptitud o disposición.

Dentro de los aspectos dinámicos nos vamos a ocupar en este estudio de la oposición, ya que en ella se basa la técnica de la disposición natural.

La oposición es el aspecto zodiacal de mayor orbe, con un arco de 180º; es también el que divide la carta astral en dos hemiciclos. Este aspecto en sí genera una tensión que impulsa al nativo a buscar algún tipo de compromiso para conseguir la ansiada armonía. Los signos enfrentados son complementarios y, además de la cualidad, comparten la misma polaridad. El aspecto de oposición va ligado al conocimiento y a la autoconsciencia. Integrar una oposición supone hacer conscientes las energías que entran en juego y que pugnan por manifestarse al unísono. Sobre la oposición se va construyendo la estabilidad de carácter del individuo, el equilibrio vital gira en su entorno. Para ello, es necesario tomar en consideración ambas partes, ya que la energía que no hacemos consciente se empeñará en emerger en nuestra vida en forma de conflicto. Una carta en la que abunden las oposiciones nos estará revelando una vida expuesta a tensiones y enfrentamientos, pero la persona que carezca de ellas encontrará serias dificultades para ponerse en el lugar del otro, debido a su falta de perspectiva. Le costará establecer límites y saber dónde están los de los otros, algo que le puede complicar su implicación en actividades colaborativas. A la hora de afrontar los conflictos, no son capaces de encontrar un contrapeso que contribuya al equilibrio; conseguirlo requerirá de un esfuerzo extra. Necesitará echar mano de otros recursos para construir relaciones sanas y provechosas. Por todo ello, lidiar con el día a día en las relaciones no será una tarea fácil.

La técnica de la disposición natural toma como base el énfasis creado por las oposiciones, según la cualidad que active su presencia en la carta. Fue enunciada por primera vez a comienzos del siglo XX por Marc Edmund Jones. Se trata de una técnica muy sencilla de aplicar, pero, a la vez, de gran utilidad, ya que orienta al astrólogo sobre aquello que suscita un mayor interés en la vida del nativo. Si la oposición se da en signos cardinales, este interés irá dirigido hacia proyectos y objetivos concretos; si activa los signos fijos, el individuo se centrará en ideas o valores; pero si lo que entra en juego son los signos mutables, el interés se enfocará en las personas y en las relaciones. Para aplicarla, es necesario dejar a un lado los ángulos, partes o asteroides, etc., y tomar en consideración únicamente las oposiciones que se den entre los diez planetas, incluyendo aquí al Sol y a la Luna. Las cartas sin oposiciones, o que las tienen en las tres cualidades, carecen de disposición natural.

Veamos a continuación cómo funciona la disposición natural y la forma en que el individuo responde ante las situaciones.

Disposición natural en signos cardinales

Las cartas con oposiciones en la cualidad cardinal corresponden a personas que enfocan, como ya hemos adelantado, su interés principalmente en la consecución de objetivos y en el alcance de metas. Se trata de una fuerza centrífuga que parte del nativo y va en pos de algo que se encuentra fuera de él. Por lo general, el sujeto posee una idea clara de la dirección que debe seguir y siente un fuerte impulso para actuar. Con frecuencia se muestra impaciente. Suele tratarse de personas bastante individualistas que poseen una gran confianza en sus posibilidades, algo que, en ocasiones, les puede hacer parecer arrogantes. No se desalientan con facilidad ante las dificultades y, en caso de fracaso, se recuperan con rapidez, para volver a empezar de nuevo. Parecen tener un olfato especial a la hora de detectar las oportunidades que se les presentan. Esto los hace concebir la vida en términos de logros y fracasos.

Steve Jobs

Un ejemplo de este énfasis lo encontramos en la carta de Steve Jobs, cuya cruz cósmica en signos cardinales revela su disposición natural. Este hombre que revolucionó el mundo de la informática tenía una personalidad bastante competitiva, se marcaba unos objetivos muy claros y no era fácil desviar su atención del propósito inicial. Las personas para él no eran tan importantes como las metas que quería alcanzar. Su objetivo era siempre ser el mejor. Con una personalidad muy individualista, solía imponer su particular visión de las cosas.

Otros personajes famosos con esta misma disposición natural son Adolf Hitler, Margaret Thatcher, Bill Gates, Vladimir Putin y Angela Merkel.

Disposición natural en signos fijos

En este caso, la energía del nativo está más enfocada hacia sí mismo, buscan apoyo y sustento en sus propios ideales. El interés se dirige sobre todo a unos principios y valores en los que pone todo su empeño. Son personas que poseen una firme determinación y una gran fuerza de voluntad para persistir en sus creencias. Generalmente, son más reservados que los otros dos tipos de disposición. Prestan atención hacia cómo se sienten ante una situación determinada. Lucharán para que sus valores sean respetados y prevalezcan independientemente de la situación en que se vean envueltos. A veces, pueden llegar a caer en actitudes tercas, ya que les cuesta dar su brazo a torcer o cambiar de opinión.

 

Isabel II

La reina Isabel II del Reino Unido es un claro ejemplo de esta disposición natural en signos fijos. Su carta tiene activados por oposición los signos de Leo y Acuario. Esta monarca ha defendido y preservado desde el inicio de su reinado los valores de la Corona británica por encima de cualquier otra cosa, incluso de su propia familia. Su figura es el símbolo de estos valores tradicionales que han prevalecido a pesar de las vicisitudes con las que se ha encontrado a lo largo de su reinado. Hay en ella un sentido del deber y de la dignidad inquebrantables.

También tienen una disposición natural en signos fijos BonoMario Soares Mariano Rajoy.

Disposición natural en signos mutables

Los individuos con una disposición natural en signos mutables están interesados principalmente en las personas y las relaciones. Tienen una personalidad versátil, poseen una amplia variedad de intereses, pero se dispersan fácilmente, ya que carecen de una dirección clara o de firmeza de carácter, por eso les cuesta centrarse en un solo asunto. Su energía no se orienta hacia un objetivo concreto. Se apoyan mucho en los demás, hasta el punto de que pueden llegar a olvidarse de ellos mismos.

Erich Fromm

El psicólogo y filósofo alemán Erich Fromm es un ejemplo de este tipo de disposición. Dedicó su vida al estudio de las relaciones desde un enfoque humanista. En sus obras, muestra un constante interés por el hombre al que considera centro y meta de toda actividad humana. Toda ella gira en torno a este y a su inserción social. Los estudios de Fromm se enfocaron sobre todo en fomentar unas relaciones interpersonales sanas que ayudaran a superar la insatisfacción, encaminada siempre a impulsar un cambio social.

Poseen también una disposición natural en signos mutables Federico García LorcaTeodoro Adorno, Steven Spielberg Donald Trump.

Disposición natural por énfasis negativo

Cuando en un horóscopo se encuentran oposiciones que activan dos de las cualidades, la tercera adquiere una especial relevancia y se convierte en un rasgo enfatizado del carácter del individuo. En este caso, la persona tenderá a compensar esa carencia con algún sobresfuerzo, en un intento por sentirse integrado. De alguna forma, se verá impulsado a buscar el equilibrio a través de esa modalidad en la que no tiene ninguna oposición. En el caso de Mahatma Gandhi, cuya carta se halla activada por sendas oposiciones en signos cardinales y fijos, la oposición que falta es la de los signos mutables y, por tanto, la que adquiere relevancia aquí. Gandhi hubo de afrontar el tema de las relaciones como una parte fundamental de su vida, primero para resolver el asunto de la independencia de la India por la vía diplomática y, más adelante, cuando se tuvo que trabajar por la concordia entre los distintos grupos étnicos de la India, algo que resultó ser su talón de Aquiles, ya que el intento de conciliación entre los sectores enfrentados le costó la vida.

Gandhi

 

Otros casos de disposición natural por énfasis negativo son: John Lennon, al que le falta la oposición cardinal; Boris Johnson, que no posee la mutable, y Pedro Sánchez que carece de oposiciones en signos fijos.

 

————————–

Bibliografía:

JANSKY, Robert C.: Selected Topics in Astrology. ASTRO_ANALYTIC. California, 1974.

JONES, Marc Edmund: Fundamentals of Number Significance: An Autobiographical Account of Accomplishment. Sabian Publishing Society, 1978.

JONES, Marc Edmund: Essentials of Astrological Analysis. Trafford Publishing, Lakehills, 2002.

JONES, Marc Edmund: The Counseling Manual in Astrology: A Long-Tested Method for Accuracy. American Federation of Astrologers, 1979.

MAKRANSKY, Bob. «Natural Disposition», en Astrology Considerations. Volume VIII nº4. Noviembre 2003 –enero 2004.

TIERNEY, Bill: Análisis dinámico de los aspectos astrológicos. Ed. Kier, 1998.

 

© 2020 Mercurio Estacionario

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s